Saturday, May 18, 2024
spot_img
HomeIN UPLabor creativa de la clase artesanal es reconocida

Labor creativa de la clase artesanal es reconocida

Con motivo de la celebración del Mes del Artesano, el Programa de Desarrollo Artesanal (PDA) del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) reconoció hoy la aportación de la clase artesanal a la cultura y economía puertorriqueña y premió la labor creativa de 12 artesanos, en siete categorías distintas.  La actividad se llevó a cabo en el Distrito T- Mobile, con la participación de aproximadamente 500 artesanos de diversas regiones de la Isla.

“Para nosotros en el DDEC es un honor homenajear a las artesanas y artesanos de Puerto Rico, por su enorme contribución al desarrollo cultural y económico. Ustedes representan a todos los artesanos que han logrado seguir adelante con gran entrega porque no se dieron ni se darán por vencidos. Al igual que otras industrias en Puerto Rico, también están dando muestras de recuperación. Son un gran ejemplo para seguir”, expresó el secretario del DDEC, Manuel Cidre.

Según detalló el gerente interino del PDA, Héctor Rodríguez, en la categoría de Artesano Consagrado se premió la labor de Ana M. Rodríguez Méndez, por haber dedicado toda su vida al quehacer artesanal y ser un ícono de su pueblo, Moca. Rodríguez Méndez se destacó por la excelencia de su trabajo, su dote de maestra artesana en diversos renglones artesanales y consagrar su vida al servicio de su familia, su pueblo y a la artesanía puertorriqueña.

También resultó Artesano Consagrado Isaac Laboy Moctezuma, quien ha dedicado su vida a trabajar y enseñar la labor artesanal en diversas materias primas, convirtiéndolo en uno de los artesanos más polifacéticos de Puerto Rico. Este artesano de Quebradillas es conocido por su dominio en los renglones de la cestería y el tallado en madera y piedra, así como el rostro tallado en piedra del Cacique Mabodamaca en el pueblo de Isabela.

La designación de Maestro Artesano correspondió a dos artesanos, por su trayectoria de logros, por la excelencia de su trabajo y por su compromiso de enseñar sus conocimientos, a través de cursos y talleres. Esta designación recayó en Milagros Borrero Fraticelli, de Peñuelas, quien tiene gran dominio sobre varios renglones de la aguja, y ofrece cursos de aprendizaje en su Casa Taller, en el Taller Escuela de Plaza del Caribe y el DDEC en Ponce, y de forma virtual. Asimismo, sobre Edwin Marcucci, de Adjuntas, especializado en tejer el bejuco y enseñar su técnica de tejido en su Casa Taller o en ferias. Marcucci domina alrededor de 21 diferentes amarres con bejuco, lo que lo ha llevado a ganar diversos certámenes y algunas de sus piezas han participado en desfiles de moda en Europa.

Por otro lado, el premio de Artesano Joven es de Sebastián López Borges, porque en pocos años ha logrado la excelencia en su labor y proyección artesanal, con el diseño y creación de piezas elaboradas en cuero. Mientras, que el de Artesano Típico recayó en Héctor “Popular” Rivera, de Cidra, por sus juguetes típicos tallados en madera, como el caballito de palo, medios de transporte y animales de llamativos colores.

La designación de Símbolo Patrio fue para Beatriz Nazario Torres, quien es una artesana que se ha dedicado a enseñar este arte y a su vez es una gestora cultural que ha vivido al servicio de la artesanía puertorriqueña. La artesana natural de Sábana Grande dibuja con el hilo y es la precursora de la transformación del tejido del petate. El premio Guaitiao (Amigo, en el vocablo indígena), lo recibió Roxana Fernández Azizi, por haber dedicado su vida profesional a la gestión cultural y, muy en especial, a la promoción de la artesanía puertorriqueña, y coordinación de eventos feriales.

Además de las premiaciones, se develaron carteles de serigrafistas puertorriqueños dedicados a cuatro artesanos, para preservar la historia, promover la diversidad artesanal y perpetuar su legado a la cultura puertorriqueña. El primero fue en reconocimiento a la barranquiteña Carmen Jiménez Rosa, quien cumple 50 años de participación en ferias artesanales y más de 500 aprendices han pasado por su taller de enseñanza artesanal en barro, cuero, madera, metal, papel maché, mosaicos, aguja y juguetes.  El segundo lo recibió Carmen González Quiñones, de Guaynabo, quien talla y escribe sobre los Santos. González Quinones está certificada como artesana desde hace más de 20 años y ha sido una investigadora incansable de la historia que trasciende este arte.

El tercer cartel develado fue en homenaje al manatieño Rafael Trinidad Pellicier, maestro artesano que ha dedicado su vida a la confección de instrumentos de percusión, panderos y barriles, para los cuales cura su cuero, y la casi desaparecida marimbola.  El cuarto cartel fue develado en homenaje al tallador de más de 35 mil piezas, el ponceño Pedro Pablo Rinaldi Jovet, quien también ha sido investigador, profesor, conferenciante, escritor y gestor de eventos.

“Durante este tiempo de pandemia, la clase artesanal puertorriqueña ha demostrado ser una luchadora, perseverante, resiliente y creativa, que no se amilana, y se une con el firme propósito de mantener vivo nuestro arte y nuestra cultura. Verdaderamente ha tenido grandes logros y ha demostrado ser una clase especial”, admiró Rodríguez, quien dio ejemplos de algunos de los logros recientes.

En el 2020, un grupo de artesanos creó el primer mercado virtual de artesanías (Boriferia). En el 2021, Nellie Vera se convirtió en la séptima artesana puertorriqueña en recibir el Premio Herencia Nacional en los Estados Unidos y los artesanos tallistas de aves, Isaac Laboy, Alex Ríos y Leonel González arroparon con premios en diversas competencias a nivel mundial. Durante el 2021 y 2022, el artesano tallista de Santos, Xavier Colón logró grandes triunfos, como el “Best of Show” en el International Wood Carver Congress en el estado de Iowa y la revista española Bolilleras y Bolilleras Live nombró corresponsal en Puerto Rico a la artesana Carmen Arteaga y se entrevistaron a artesanos puertorriqueños, esta transmisión obtuvo entre 4 y 6 millones de observadores en más de 130 países. Además, la Escuela-Taller Plaza del Caribe y DDEC en Ponce, logró graduar a 538 aprendices.

“Continuaremos apoyándolos para que puedan expandir sus empresas artesanales, innovando y utilizando lo último en tecnología para vender sus productos y exportar a nuevos mercados alrededor del mundo. Queremos que aumente la aportación que hacen al desarrollo económico de tantas familias alrededor de la Isla. El PDA puede redirigirlos hacia servicios que ofrecen otras oficinas y programas del DDEC, como el Programa de Comercio y Exportación. Confiamos en que esta industria continuará creciendo y llenando de orgullo a nuestro pueblo, concluyó Cidre.

Además de esta celebración anual, el PDA ofrece a la clase artesanal diversos programas y servicios, como, por ejemplo: Identificación y Certificación del producto artesanal, Programa de Aprendizaje, Incentivos para la adquisición de materiales, materia prima y maquinaria. También, auspicios para la celebración de eventos feriales, viajes y talleres, entre otros esfuerzos dirigidos al desarrollo de sus empresas. Para solicitar los servicios, puede escribir a [email protected]  y/o llamar al 787-758-4747, ext. 3381 o 5257.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes