Thursday, July 18, 2024
spot_img
HomeEdición impresaUna vida dedicada al amor por las vacas

Una vida dedicada al amor por las vacas

El ganadero José Ramón Ramírez Zapata

Su profunda pasión por el ganado ha convertido a José Ramón Ramírez Zapata en un símbolo de dedicación y amor por el campo, destacándose como un testimonio viviente de una vida entregada al cultivo de la tierra y al cuidado de las vacas.


Sus inicios en este sector comenzaron con apenas 15 vacas y a lo largo de los años, su perseverancia y amor le permitieron expandir su rebaño hasta superar las 300 cabezas. A pesar de haber tenido que cerrar su vaquería hace dos años debido a la falta de mano de obra y a las dificultades económicas, su conexión con la tierra y los animales sigue intacta.
A sus 88 años de edad, Ramón, confesó que mantiene una rutina diaria la cual comienza temprano en la mañana, asegurándose de que sus vacas estén bien alimentadas. Esta actividad no solo lo mantiene físicamente activo sino que también le aporta una satisfacción emocional profunda.


El amor de Ramón por el ganado es palpable en cada tarea que realiza. A pesar de los retos que ha enfrentado, su optimismo y esperanza nunca han decaído. “Si volviera a nacer y la situación me lo permitiera, volvería a dedicarme a la crianza y cuidado de vacas, no por sacarle mucho beneficio, sino porque esto me encanta”, dijo.
Mientras Ramón camina por los pastos de la Finca Quiñones, en San Germán, su mirada se posa en cada detalle del paisaje que tanto ama. Las vacas, ahora menos numerosas pero aún impresionantes, levantan la cabeza al pasar, demostrando la conexión que han cultivado a lo largo de los años.


Este vínculo profundo con su tierra y sus animales demuestra su dedicación y el amor que siente por su oficio. Aunque los días de la vaquería en plena operación han quedado atrás, el espíritu de Ramón permanece indomable, alimentado por la esperanza de revivir su pasión y continuar siendo un pilar en la comunidad agrícola que tanto necesita de líderes en esta industria.


Es así como Ramón representa la importancia de las raíces del trabajo manual, esperando que su pasión inspire a otros a descubrir la satisfacción de la vida en el campo, por lo que su historia es un recordatorio de que la edad es solo un número cuando se trata de seguir las pasiones.
El mensaje de Ramón para la próxima generación es claro: “La agricultura es esencial para producir comida, es lo más importante que tenemos. Si se trabaja, produce beneficios y frutos, pero hay que trabajarlo”, concluyó.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes

Frank#smith[Kfyzeiuqujbpygze,2,5] on El arte textil de joven boricua en Texas