Saturday, May 25, 2024
spot_img
HomePuntos de VistaAcción ante la erosión costera.

Acción ante la erosión costera.

Por: Dra. Julia María Nazario Fuentes

En el marco de la celebración de la Segunda Cumbre de la Erosión Costera que celebramos en Loíza como una iniciativa municipal, algo ha quedado claro desde la primera edición: la erosión de nuestras costas es un problema dolorosamente real y que estamos sufriendo todos los días en nuestras costas, tengan playas o no. La noticia es que esto sucede a causa del cambio climático, que es nuestra culpa, de la raza humana, y las soluciones también tienen que ser nuestras. Este problema de la erosión costera global, tal como lo ilustró la embajadora del Reino de Noruega en los Estados Unidos, Anniken Ramberg Krutnes, quien es experta en temas ambientales y de manejo de costas. Ella estuvo con nosotros en Loíza en la Primera Cumbre invitada por la comisionada residente de Puerto Rico en Washington, Jenniffer González Colón.


Queda claro de manera contundente, tal como lo expresan diversos estudios científicos realizados, el cambio climático ya está afectando nuestra salud, la capacidad de maximizar la agricultura y producir alimentos, así como la seguridad y el trabajo. En el caso nuestro, que somos una nación insular, y en desarrollo, tenemos el agravante de que la industria del turismo depende de nuestras playas. El aumento del nivel del mar ya está evidenciado en Loíza, donde hemos tenido que mitigar esa erosión con un proyecto de ubicación de grandes rocas para tratar de minimizar el embate de las olas. Ya tenemos en el presente familias que han tenido que reubicarse.


Los científicos que estudian los temas climáticos han demostrado que los seres humanos somos responsables del calentamiento global de los últimos 200 años, por la generación de gases de efecto invernadero que elevan la temperatura del planeta al ritmo más rápido de los 2,000 años pasados. Todo esto es causado por el consumo desmedido de combustibles fósiles como el petróleo y el gas.


Para mostrarles que este tema no es únicamente loiceño ni puertorriqueño, los residentes de la Isla de Pascua, a las afueras de las costas de Chile en el Océano Pacífico, ya sufren las marejadas que han causado derrumbes y afectado los centenarios monumentos de la cultura Rapa Nui. La altura de las olas es mucho más alta que antes, han llegado hasta los seis metros (19.68 pies), que dañan mucho y erosionan mucho más las monumentales piezas ubicadas en la costa. Lo que se vive hoy en la Isla de Pascua, lo hemos vivido en Loíza. El mar ya consumió el centro comunal de Parcelas Suárez en Medianía. Los vecinos que nacieron y se criaron en ese lugar, aseguran que cuando la finca la segregaron en viviendas para el año 1951, la playa tenía maleza, pinos, palmas, y entre 300 a 400 pies de distancia entre la carretera y el mar. Eso ya no existe.


Entonces, ¿qué debemos hacer? Nuevamente, haciendo acopio de la información científica, la raza humana tiene tres amplias avenidas de acción: la primera es reducir las emisiones contaminantes, la segunda es adaptarnos a los impactos climáticos, sabiendo que en nuestro caso, la erosión costera no se va a detener, y finalmente, financiar adecuadamente los ajustes que hay que hacer. Que los tenemos que hacer a nivel de emergencia, porque el aviso de urgencia no fue suficiente. Urge acción ya para la erosión costera en Loiza y todo Puerto Rico.

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes