Saturday, May 18, 2024
spot_img
HomeEdición impresaMuseo de Historia de Camuy: Un Guardián de Historias

Museo de Historia de Camuy: Un Guardián de Historias

Por: Messier Z. Torres Feliciano

Fue una casa parroquial, pero antes llegó a ser la casa del Rey. En tiempos más contemporáneos llegaron a vivir personas y en otros tiempos fungió como oficina para abogados. Fue abandonada, pero hoy es la casa de muchas historias de Camuyanos y Camuyanas.

El Museo de Historia y Cultura Alberto Ávila López en Camuy es un centro comprometido con el valor de las historias de un pueblo.

“La casa tiene 102 años pero fue restaurada por nosotros en el 2012″, dijo Ramón “Jobito” Barreto Méndez. La casa en sus inicios llegó a ser incluso una cárcel, pero luego de un tiempo, la iglesia de Camuy pidió el terreno al municipio para construir lo que sería una casa parroquial, ahí nació la estructura en donde se puede apreciar hoy día el museo.
Según nos explica Barreto, una de las metas de este museo es promover la cultura en el pueblo de Camuy, pero también trabajan con distintos autores y artistas de toda la zona norte como por ejemplo, Quebradillas y Arecibo.

“La gente está encantada con este lugar, primero que nada, porque las cosas que tu vas a ver aquí en el museo son donadas por los mismos Camuyanos o personas del área y pues saben que confían en nosotros para entregar ese patrimonio cultural.” expresó Barreto, quien es el director administrativo del museo. Y es que muchas de las cosas que tienen en su inventario han sido donadas por los mismos Camuyanos, como un juego de muebles construido por estudiantes de escuela superior del curso de artes industriales del profesor Manuel Canela. “Para aquella época, Manuel Canela era un ebanista, un artista del mueble y de la madera y eso es un orgullo para nosotros, exponer el mueble que ellos construyeron, tenemos piezas de él también como piezas en el dormitorio y demás.” explicó Ramón Barreto, del reconocido ebanista Camuyano a quien incluso se le dedica una de las salas del museo.

Otra de las salas que tiene este museo es la del reconocido santero y tallador Florencio Cabán, quien se dedicaba a la talla de santos. Su trabajo fue reconocido en grandes lugares como el Vaticano y el museo Smithsonian. Muchas de sus piezas llegaron a presentarse por toda Europa y otras se encuentran en el Instituto de Cultura Puertorriqueña. El museo tienen una gran variedad de piezas talladas por Cabán en la sala que lleva su nombre, como otras piezas talladas por muchos otros artistas.

Entre otras cosas interesantes en el museo, se encuentra cerca de la sala Florencio Cabán una fotografía del evangelista Yiye Ávila, cuando este aún era un jugador de baseball en el pueblo de Camuy. Además hay teléfonos antiguos y juegos de platos y tazas llenos de historias. Otra de las salas es Mujeres para la Historia, dedicada a Amalia “Maggie” Arroyo Quijano, donde se encuentran mujeres que han puesto su grano de arena en la historia del pueblo de Camuy, como para la creación de la biblioteca dedicada a Juan Brusi, un reconocido escritor Camuyano.

Darle continuidad a la historia
“Las escuelas participan, hacen exposiciones aquí, talleres o vienen a algunas conferencias”, expresó el director administrativo. El museo se ha convertido en un centro de aprendizaje para los más jóvenes… Y es que el museo no solo es un centro de aprendizaje sino, que desde su dirección, pretende incluir a los jóvenes en la preservación de las historias de un pueblo, pues muchos de los voluntarios que componen el museo son jóvenes.

“La organización no solamente se compone de personas adultas mayores, también hay jóvenes, gracias a ellos hemos logrado que el aspecto cultural que no podíamos llevar a cabo en medio de la tormenta y la pandemia, lo logramos llevar a través de los medios sociales. Ellos trabajan también dando la modernidad que necesita este museo, y trabajamos acorde de las distintas generaciones”.

Para Barreto, una de las cosas más importantes es poder darle continuidad a esta historia,
̈Si nosotros no tomamos conciencia de lo que hicieron las generaciones anteriores, que fue lo que nos dio paso para nosotros continuar, y que es la base para nosotros seguir trabajando pues, estaríamos muy mal” para Barreto, un pueblo y una cultura se constituye en el tiempo que una sociedad va caminando para que se desarrolle y progrese. Según él, esto va más allá de las artes, sino que la cultura se basa en todo, desde preservar las tradiciones hasta el aspecto arquitectónico. “Nosotros tenemos que velar por eso, como tendrán que velar por las que nosotros hagamos las generaciones venideras. ̈

Leer más Noticias
Edición Impresa
IN-UP

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Las más leídas

Comentarios recientes