Voluntarios embellecen el entorno del túnel Guajataca en Isabela

El oeste de Puerto Rico tiene en sus playas su principal reclamo turístico. Miles de personas acuden cada año para hacer turismo interno y disfrutar de los recursos naturales que ofrece Porta del Sol.
Sin embargo, no siempre los espacios naturales gozan de las mejores condiciones de conservación. Y cuando el patrimonio natural se combina con el patrimonio histórico, la situación es a veces peor.
Ese es el caso de Guajataca, la puerta de entrada a Isabela para quienes vienen desde el norte, donde naturaleza e historia se dan de la mano gracias a la playa y la desembocadura del río, y a la existencia del túnel y las vías del antiguo tren.
Durante años, el área ha estado abandonada por el municipio, convertida en vertedero clandestino y lugar de prostitución, especialmente tras el paso del huracán María.
Ahora, un grupo de voluntarios se ha dado a la tarea de rescatar el espacio y embellecer su entorno. El colectivo Conservación Costera (CocoPR) está a cargo de la coordinación de la iniciativa, y junto a voluntarios está trabajando para lograr el objetivo.
Héctor “Tito” Varela, co-fundador de CocoPR y líder ambiental, compartió con Periódico Visión los detalles del proyecto.
“Nosotros, como usuarios del área, nos percatamos que después de María el túnel quedó en abandono y devastado. El estacionamiento se llenó de arena y de ramas, y prácticamente se estaba utilizando para prostitución y como vertedero”, informó.


Para remediar la situación, “empezamos a hacer limpieza, reforestación, y a buscar de qué manera podíamos revitalizar la zona. Con la llegada del programa ‘Bottum Up de Foundation for Puerto Rico’ estuve trabajando en Aguadilla e Isabela, y en las reuniones con la comunidad y comerciantes se trajo el tema de la importancia de revitalizar Guajataca con la menor inversión”.
De esa preocupación surgió la oportunidad de formar una alianza junto a la asociación Arte para Isabela, el Museo del Tren, Foundation for Puerto Rico, y diversas empresas locales.
“Hicimos un junte donde la gente suplía tiempo y voluntariado, equipos y materiales. Cada una de las partes ponía lo que podía para completar el objetivo”, comentó Varela.
Así, para comenzar a limpiar el área los bomberos llevaron 15,000 galones de agua, Obras Públicas facilitó un digger para remover la basura de los vertederos, Foundation for Puerto Rico brindó otro digger, pinturas y materiales, máquinas de lavado a presión, focos solares, etc. Por su parte, Arte para Isabela desarrolló el diseño de unos murales sobre conservación costera, con la colaboración de artistas como Padín Sosa.
El objetivo final de toda esta acción, según informó Varela es “convertir el espacio en un lugar donde los artesanos hagan presencia y puedan los sábados y domingos estar en las facilidades, y así promover el uso adecuado de la zona”.
Hasta el momento, sin haber culminado la intervención, desde CocoPR aseguran que han logrado atraer hasta 1500 personas por día para visitar el lugar.

Tenemos la certeza de que la gente, más que buscar un hotel, busca el contacto con la naturaleza. Nuestras playas son un reclamo”.
Conservación ambiental en Isabela y Aguadilla
CocoPR tiene la misión de educar para la autogestión comunitaria, enfocados en la conservación ambiental, histórica y cultural como motor económico.
Desde 2019 el grupo lleva trabajando en esta dirección. Sus fundadores, Bernice Baker, Robert Rafols, Natalia Pérez, Juliana Pérez y el propio Héctor Varela, quieren “que sea una organización que promueva la autogestión sin importar si los participantes son doctores en biología, pescadores o usuarios de la playa”.
Además de la acción en Guajataca, el grupo trabaja en otros proyectos autogestionados de conservación ambiental. Su última iniciativa, desarrollada en paralelo a la limpieza en Guajataca, se llama Rotulación Interpretativa Costera (RIC), un proyecto de diseño e instalación de rótulos con información para beneficio del visitante.
“Hemos instalado 6 rótulos, y tenemos pendientes otros 6, y queremos que se expanda a otros pueblos. La idea tiene fines ambientales y turísticos”, señaló Varela.
Los rótulos promueven áreas históricas, de valor ambiental y culturales de la zona.

El proyecto es subvencionado por los comerciantes, quienes comprenden que nuestra región debe conservar y preservar los activos naturales, porque eso hace que la economía del visitante se estimule”.

Hasta ahora, los cartelones pueden encontrarse en la Poza de Teodoro, en playa Golondrina y ‘Shacks’, en Jobos y en el túnel de Guajataca. Los siguientes irán instalados en playa ‘Middles’ y ‘Secret Spot,’ ‘Crash Boat’ en Aguadilla y Puerto Herminia en Quebradillas.
“Hemos visto la cantidad de gente que paran a educarse y se quedan sorprendidos”, destacó orgulloso el cofundador de CocoPR.
“Se dice que estamos en contra del desarrollo, pero si preservamos el ambiente, la historia y la cultura podemos tener un desarrollo adecuado”, reinvindicó.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Nissan Z Proto mira hacia el futuro, inspirado en su pasado

Nissan presentó el Z Proto en un evento virtual transmitido a nivel global desde el Nissan Pavilion en Yokohama. El automóvil prototipo presenta un nuevo […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: