Una vacuna compulsoria “prende” el debate

Todos quieren que la pandemia por el COVID-19 se acabe lo más pronto posible. Sin embargo, por ahora el único método para prevenir más muertes y hospitalizaciones graves por el COVID-19, son las vacunas contra este terrible virus. Sin embargo, las autoridades entienden que la aplicación de la misma debe de ser voluntaria y en ningún momento se puede obligar a nadie a que reciba el antídoto. En este sentido, el mundo del deporte en la isla, específicamente en el voleibol, se ha “prendido” el debate en días recientes, pues los directivos de la Liga anunciaron que estudian poner como medida que todas, pero absolutamente todas las personas que tienen que ver con este deporte estén vacunadas contra el COVID-19 para poder participar, de una u otra forma, de un partido de voleibol femenino, incluyendo los fanáticos que asistan a los compromisos. La Liga Superior de Voleibol Femenino (LVSF) que estaba pautada para iniciarse a finales de mayo, tuvo que ser pospuesta para el mes de junio con la esperanza que de aquí al próximo mes, las cifras del COVID-19 en la isla disminuyan a tal grado que permitan que las autoridades avalen el ingreso de una cierta cantidad de público a los encuentros.
El Director de la LVSF, José “Picky” Servera, informó en días recientes que todos los integrantes que participen de la próxima campaña deberán estar vacunados contra el virus. El requerimiento aplica no sólo a las jugadoras, sino a todos los integrantes de los equipos, desde el personal atlético, técnicos de apoyo y administrativo, así como los contratistas de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), es decir, árbitros, oficiales y miembros de la seguridad. A menos de un mes de que el gobierno extendiera el límite de la vacunación a todo residente de la isla mayor de 16 años, algunos habían estado preocupados con el tiempo para vacunarse ante el COVID-19. Sin embargo, ahora que la temporada comenzará en junio, el tiempo no debería ser problema para poder recibir la vacuna y evitar todo contagio posible. Sin embargo, ante una política de parte de la LVSF de que todos los involucrados en el torneo estén vacunados, muchos han manifestado su desacuerdo y el escepticismo en que esta medida se cumpla ronda en el ambiente. La Guardia Nacional de Puerto Rico, el Departamento de Salud y el Gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, entre otras autoridades, han dejado claro desde que se comenzaron a aplicar las vacunas en diciembre del 2020, que las mismas no serían obligatorias. Sin embargo, el llamado es a que todo aquel que desee recibir el antídoto y tenga la edad y las condiciones de salud para ello lo pueda hacer.
Servera ha reconocido que si hay personas vinculadas al voleibol que deseen no vacunarse, éstas deben comprender que la política institucional persigue proteger a sus integrantes dentro de un espacio de trabajo cerrado como los camerinos y las canchas, entre otros lugares y no se quiere dañar el esfuerzo que muchos han hecho de tener un torneo de voleibol sin contagios por la decisión de algunos de no recibir el antídoto.
Sin embargo, si esta decisión en algunas personas se mantiene, el funcionario ha expresado que las personas que estén en contra de esta determinación (haber recibido la vacuna para poder jugar) tienen la opción de acudir a los tribunales. De acuerdo al director de la Liga, la mayoría de los integrantes de la Liga ya se han vacunado, pero todavía quedan algunos que deberían utilizar este mes de mayo para recibir la protección ante el virus.
Esta decisión de parte de la LVSF de pedir la vacunación como un requisito compulsorio para poder participar del torneo, contrasta con la medida de otros organismos y eventos como el Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) el cual no le está pidiendo a sus atletas que se vacunen de manera obligatoria.
Aunque obligar a una persona a vacunarse no tiene ningún carácter legal, algunos líderes deportivos han optado por anunciar la vacunación como requisito obligatorio como medida de presión para que los que están con dudas de si reciben o no el antídoto lo hagan.
El tiempo dirá si el Departamento de Recreación y Deportes permite la entrada de fanáticos a los compromisos de la Liga Superior de Voleibol Femenino.
El avance o el debilitamiento del COVID-19 en la isla tendrá la “última palabra” a la hora de decidir el futuro de la temporada 2021 del voleibol femenino en Puerto Rico. Los ocho equipos que estarán participando en la LVSF para este 2021 son: Corozal, Juncos, las San Juaneras de la Capital, Ponce, Naranjito, Caguas, Humacao y Gurabo.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Nuevo y moderno MRI en el Hospital Metropolitano

El Hospital Metropolitano adquirió recientemente nueva tecnología de servicio de imagen por resonancia magnética (MRI) que le asegura al paciente una atmósfera agradable, relajante y […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: