Una Navidad de “ensueño” para los Vaqueros de Bayamón y la Burbuja del BSN

El mejor regalo de Navidad para los baloncelistas de los Vaqueros de Bayamón, así como para los dirigentes del BSN se materializó el jueves, 17 de diciembre con la conclusión del torneo “Por la Historia” realizado bajo la modalidad de la “Burbuja” en Río Grande. Los dirigidos por Nelson Colón conquistaron el décimo quinto campeonato del Baloncesto Superior Nacional al vencer por tercer juego consecutivo a los Piratas de Quebradillas. La final entre los Piratas y los Vaqueros reeditó la final de 2009, la última ocasión en que el conjunto de Bayamón había alcanzado un campeonato. Con el título, los Vaqueros se convirtieron en la franquicia más ganadora en el baloncesto profesional puertorriqueño.
No hay duda alguna que el campeonato que culminó el 17 de diciembre estuvo lleno de curiosidades y eventos anecdóticos. El torneo que en condiciones normales tendría que haberse jugado en las diferentes sedes de los equipos de la isla se desarrolló por mes y medio en las instalaciones del Hotel Wyndham Grand Rio Mar Puerto Rico Golf & Beach Resort de Río Grande. Durante este tiempo los jugadores y su cuerpo técnico tenían prohibido salir del hotel para evitar riesgos de contagio y mantener el torneo sin un caso positivo por COVID-19. El desafío parecía enorme pero los líderes del BSN desarrollaron un protocolo que comprometió a los 10 equipos con la misión de mantener el lugar libre de COVID-19 por sobre todas las cosas.
La pandemia obligó a que el público no pudiera presenciar físicamente ninguno de los partidos del torneo, pero se hicieron los arreglos para que la mayoría de los encuentros fueran televisados a través de Wapa Deportes. En los días libres algunos jugadores aprovechaban para relajarse en la piscina del hotel ó en la playa, así como con los juegos de video que tenían en sus habitaciones. A pesar de no contar con la presencia del fanático en los juegos, conocidos como “El sexto hombre”, los sonidos y la emoción del tabloncillo no dejaron de sentirse. Sin embargo, los dirigentes de todos los equipos no dudan en afirmar que jugar con fanáticos le imprime una emoción diferente al partido.
A finales de noviembre, la segunda fecha de la Ventana FIBA abrió un compás de receso inesperado para el torneo de la “burbuja”. La selección masculina de Puerto Rico que participó en el evento decidió conformar su equipo de varios de los jugadores de la “burbuja”, por lo que el torneo se decidió poner en pausa durante los días que duró el evento. El hecho reprogramó las semifinales y la final a un máximo de tres y cinco juegos respectivamente.
La experiencia de haber organizado un torneo de baloncesto en un hotel de Puerto Rico bajo la modalidad de una “burbuja” quedará por siempre en la mente de Ricardo Dalmau, presidente del Baloncesto Superior Nacional, así como en todo su equipo de trabajo. El proyecto que estuvo gestándose por varios meses antes de iniciar finalmente en noviembre, cargó con la esperanza de llevar la emoción del deporte a los hogares boricuas que habían visto como casi la mayoría de las competencias deportivas en la isla habían sido canceladas a causa de la pandemia del COVID-19. Inspirados en la modalidad de la “Burbuja” que había permitido terminar el torneo de la NBA en Orlando, la gerencia del BSN quiso llevar a cabo el concepto en suelo puertorriqueño y que el mismo fuera un “escape” a tantas noticias negativas producto de la pandemia. Dalmau, puede sentirse satisfecho, porque el torneo de la “burbuja” pudo haberse suspendido debido a varios casos de jugadores que dieron positivos por COVID-19, pero finalmente los protocolos se siguieron y todos pusieron de su parte para que el campeonato de Río Grande culminara con éxito.
“Es gratificante ver el torneo terminarse. Obviamente, agradecido con todos los equipos, todos los apoderados que decidieron participar. Fue un compromiso enorme de celebrar el baloncesto, de mantener la tradición. Estoy muy contento, de que se pudo terminar y que hay baloncesto para largo”, dijo Dalmau tras coronar a los Vaqueros de Bayamón como nuevos monarcas. Según el presidente, el reto mayor en todo el proceso fueron los “altos niveles de incertidumbre. El cómo poder manejar un ambiente tan desconocido como lo que es una pandemia. Mucha gente estuvo tres, cuatro, cinco meses antes trabajando para que este evento fuera posible con un compromiso real de que la tradición del BSN se mantuviera. Se pudo terminar la temporada, ahora tenemos un nuevo campeón que acumuló su décimo quinta corona, ahora son los líderes indiscutibles”, manifestó el mandamás del BSN.
La directiva del BSN trabaja desde ya en los planes para la temporada del 2021, una zafra en la que esperan que el COVID-19 esté más controlado y se pueda volver a jugar baloncesto en varios pueblos de la isla.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

COMISIONADO DEL PPD SE PRONUNCIA SOBRE EL RESULTADO DEL DISTRITO REPRESENTATIVO 31

Las siguientes son expresiones autorizadas del comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), Gerardo Cruz Maldonado, sobre el resultado del Distrito Representativo 31: “Luego de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: