San Sebastián a la espera de volver a contar con servicio de urgencias 24 horas

Con la llegada de la pandemia, las salas de emergencia dejaron de ser un lugar seguro a ojos de muchas personas, temerosas de contagiarse del mortal virus, y las visitas a los servicios de urgencias se redujeron drásticamente.
En un contexto donde la sanidad está privatizada y los espacios dedicados a proveer atenciones médicas dependen de la cantidad de enfermos que acudan a sus instalaciones, la pérdida de clientes motivó en muchos casos la reducción de servicios o el cierre total.
Aunque la problemática es anterior al COVID-19, como quedó evidenciado en septiembre de 2019, cuando el Hospital de la Montaña de Utuado decidió cortar el servicio de urgencias nocturno, bajo el pretexto del descenso de pacientes, la pandemia agudizó este reto sanitario.
Esta reducción de usuarios llevó a que el CDT de San Sebastián del Pepino, privatizado en los años 90 y puesto en manos de la corporación Pepino Health Group, dejó de ofrecer atención médica de 11 de la noche a 7 de la mañana durante la pandemia, y hasta el día de hoy.
La situación ha provocado una gran preocupación entre los y las pepinianas, quienes ahora buscan que la sala de urgencias vuelva a reabrir para evitar males mayores, y que en caso de emergencia no haya que desplazar a los enfermos hasta Arecibo, Aguadilla o Mayagüez.

Ayuda económica para los CDT

El pasado mes de junio el gobierno anunció una partida de ayudas económicas para los CDT, el Programa de Asistencia para los Centros de Diagnóstico de Puerto Rico. En total, $23 millones, destinados para gastos elegibles a la pandemia del COVID-19. Pero a día de hoy todavía el dinero no llega, y las empresas de salud reclaman el dinero.
Esta solicitud se ha visto apoyada, en el caso de Pepino Health Group, por el alcalde de San Sebastián, Javier Jiménez, la senadora Migdalia González, o el representante Eladio Cardona, quienes desde sus foros particulares han solicitado la distribución del dinero prometido.
Javier Jiménez, mandatario local de San Sebastián, expresó a este medio que “hemos venido haciendo gestiones con el Secretario de Salud, y hemos pedido ayuda a las senadoras y los representantes de la zona, porque no veíamos movimiento”.
En total, la ayuda permitiría otorgar un máximo de $300,000 para la operación regular del CDT. En palabras del alcalde pepiniano, la bola está en la cancha de Mellado. Según Jiménez, el secretario le informó en reunión privada que solo “faltaban unos documentos”.
“Al secretario le dije que tiene que velar por la salud de todos los constituyentes. En la pandemia Salud tuvo que intervenir con los hospitales que querían cerrar”.
A pesar de la demora en la distribución de los fondos, el alcalde espera que el dinero llegue no más tarde de septiembre, y que el problema se pueda corregir.

Se expresa Pepino Health Group

El portavoz de la empresa y administrador, Jimmy Olivera, expresó que “la pandemia trajo un cambio social, la gente ha dejado de ir al médico en todo Puerto Rico: se redujeron en un 70% los usuarios, y todavía a día de hoy no se han recuperado, lo que ha impedido que volvamos a la operación normal”.
“Ahora mismo el gobierno está tratando de darnos la mano, estamos en gestiones con ellos, y esperamos próximamente lograr la reapertura. Tenemos el personal necesario, pero no hemos podido afrontar los retos económicos”, expresó Olivera.
Con la ayuda gubernamental se podrían volver a contratar las personas necesarias para correr un turno de urgencias: 2 enfermeras, 1 médico y una persona de facturación.
Además, el turno nocturno requiere de al menos un servicio de ambulancia disponible, ya que el 30% de los pacientes atendidos en esa franja horaria son derivados a hospitales, según informaron desde la empresa.
El servicio beneficiaría a los cerca de 38,000 habitantes del pueblo, que desde hace más de un año han visto comprometida su salud al tener que hacer desplazamientos más largos para recibir tratamientos de emergencia.
Desde Pepino Health Group confían en que el desembolso y reapertura se produzca en el próximo mes o dos meses, si los fondos ARPA logran aprobarse.
Estos fondos son para operar en horario nocturno, y son diferentes al dinero del Programa de Asistencia para los Centros de Diagnóstico de Puerto Rico.
“En la pasada administración de Wanda Vázquez, había preparado un proyecto para ayudar a los CDT, pero no se llegó a firmar, y no hubo desembolso para las facilidades ambulatorias. Ahora se desempolvó el proyecto, pero no puedo decir cuándo va a estar, es un proceso del gobierno federal, y eso toma algo de tiempo”.
Además, el administrador criticó el rol de las aseguradoras en el proceso de financiamiento de los proveedores de salud.
“Los planes médicos no hacen un ejercicio de cooperación para que tengamos ese turno nocturno, y tuvimos que cerrarlo. Mantener una facilidad de salud bajo el COVID, sin el apoyo de las aseguradoras es imposible. Ninguna facilidad de hospitales ambulatorios se han mantenido 24 horas”, expresó.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Polémicas en el Municipio de Mayagüez se acumulan en el tiempo

Las investigaciones en el Municipio de Mayagüez no son recientes. Muchos de los casos en los que está siendo investigado la administración que lidera “Guillito”, […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: