Respiro para los patronos locales

Por: Gladys Guerra Arcelay

A más de un año del paso del huracán María por la isla, los comerciantes locales verán la luz al final del túnel. Es que pronto, el Banco de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico a través de los consorcios municipales, comenzarán a recibir fondos de emergencia llamados “National Dislocated Workers Grant” (NDWG).

Estos fondos tienen la función de ayudar a los patronos a poder recuperarse de las pérdidas y los problemas que les pudo haber causado el paso del huracán. Los mismos no tienen restricciones al momento de utilizarlos, siempre y cuando sean invertidos en el negocio, explicó Iván Guzmán López, coordinador administrativo en el Programa de Desarrollo Laboral.
Guzmán López, enfatizó que esta ayuda es una dispensa o una subvención.

Es decir, que todo patrono que cualifique para ella no tendrá que devolverla, puesto que no es un préstamo. Ahora si, hay unos requisitos para poder tener acceso a esos fondos. El más importante, es ser pequeño o mediano comerciante confiado. Lo que quiere decir, que el negocio tiene que demostrar cuanto tiempo antes del paso del huracán estaban funcionando para poder ser elegibles.

También, se tomará en cuenta que tengan todos sus permisos al día, entiéndase el de uso, las planillas el IVU al día, el Registro de Comerciante, Certificación de Deuda y de Volumen de Negocio, y las patentes.Una vez sean aceptados en el programa, estos patronos pasarán por unos adiestramientos empresariales para mejorar sus prácticas gerenciales. Guzmán López, explicó que muchos de estos comerciantes llevan mucho tiempo haciendo negocios y lo que necesitan es dinero para gastos operacionales o para reparaciones. Por esta razón, insistió en que estos talleres son importantes porque les ayudarán a estar preparados de una manera adecuada si sucede algún otro desastre dándole las estrategias para que el negocio pueda seguir funcionando con las menos pérdidas posibles y prepararse para asumir los riesgos económicos que pudieran ocurrir. Para este programa cualifican los pequeños y medianos comerciantes que tengan más de tres empleados. De ser admitidos y pasar los adiestramientos, los patronos recibirán $5,000, que podrán utilizar para gastos operacionales, plan de recuperación y continuidad del negocio, y para la compra de equipo y materiales. Este dinero no podrá utilizarse para el pago de los salarios de los empleados.

Aquellas empresas que cualifiquen pueden ir a la Oficina del Consorcio del Suroeste en San Germán y pedir su solicitud o llamar a 787-754-5504 ext. 5286. También puede solicitar información escribiendo al correo electrónico: capitalizacion-ndwg@ddec.pr.gov.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

En riesgo la participación de Aguadilla

La participación de los Tiburones de Aguadilla del Béisbol Doble A, está en jaque debido a la falta de mantenimiento del Estadio Luis Ángel ‘Canena’ […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: