Reformas al Código Civil abren el debate

No se puede tapar el sol con un dedo. El conocido dicho popular encaja a la perfección con el debate que han generado las reformas al Código Civil de Puerto Rico. Este importante instrumento jurídico, regula cada uno de los aspectos de la convivencia ciudadana en la isla y no hay persona que pueda sentirse excluida por esta ley. Todos, en cualquier forma, están bajo la influencia de esta normativa, que como su nombre lo indica, sienta las bases para una buena convivencia ciudadana.

La gobernadora, Wanda Vázquez Garced, anunció al país en días recientes los cambios que se le han hecho al Código Civil, el instrumento jurídico más importante en la isla después de la constitución. Entre los principales cambios que han despertado la polémica de diferentes sectores de la sociedad boricua, se encuentra la nueva terminología que se le aplica a las personas a la hora de contraer una relación matrimonial. En este sentido, el proyecto del Código Civil que espera ser puesto en vigencia en menos de 180 días, ya no llamará hombre o mujer a los contrayentes de un matrimonio, sino que según lo especifica el artículo 376 de esta importante pieza legislativa se les llamará “personas naturales”. El término, en teoría brindaría más opciones para que las parejas del mismo sexo puedan sentirse incluidas. Sin embargo, algunos miembros de grupos como los LGBTTQ+ y otras asociaciones pidieron a la gobernadora no firmar los cambios al Código Civil puertorriqueño.

Otro artículo polémico es el 694, el cual incluye una determinación del tribunal federal que permite a las personas transgénero modificar su sexo en el acta de nacimiento ante el registro demográfico. Sin embargo, se mantuvo la acepción jurídica que especifica que estas personas deben acudir ante un tribunal para cambiar el sexo en una nota marginal a la de su certificado original. El límite de las deudas recibió también un impacto en las reformas del Código Civil. El artículo 187 de la nueva norma jurídica, le pone un tope a la responsabilidad de las deudas que un individuo puede heredar hasta el valor de los bienes que recibe.

Otro de los cambios legales más destacados que tendrá el nuevo Código Civil, establece en su artículo 1625, que uno de los cónyuges sobrevivientes, durante el proceso de la herencia, podrá solicitar que se le asigne de forma preferente, la vivienda familiar durante la división de la herencia para residir en esa propiedad.

El Presidente del Colegio de Notarios de Puerto Rico, el Dr. Manuel Pérez Caballer, asegura que como notarios respaldan la aprobación de esta ley, pues a su juicio, el código civil actual llevaba mucho tiempo vigente y ya no respondía a la realidad del país. “Mucho de lo que hemos logrado en los últimos años a nivel notarial se incorporó” – aseveró Caballer. En el caso de los divorcios, actualmente los notarios solo pueden divorciar por consentimiento mutuo y ahora en el nuevo código se permite tanto por consentimiento mutuo como lo que sería ruptura irreparable. En el caso de las bodas Caballer señala que ahora el notario puede casar y ya no está dentro del nuevo código la prohibición que antes existía que los padrinos o los testigos de los novios no podían ser familia de ellos, pues bajo la ley notarial, los testigos no pueden ser familia de los otorgantes y esa restricción de la ley notarial en el nuevo código se eliminó. Ahora los notarios cuando casen, no tienen ningún problema con que los testigos o los padrinos del matrimonio sean familia de los contrayentes. El máximo representante del Colegio de Notarios de P.R., señaló que otro cambio positivo se encuentra en el caso de los testamentos, específicamente el testamento abierto. Ahora mismo se requieren 3 testigos. En el nuevo Código se eliminan 2 y solamente se va a requerir 1, algo que sin duda les ahorrará tiempo a las personas haciendo todo el proceso mucho más fácil y ligero. También en relación a la declaración anticipada de salud, Caballer explicó que estas declaraciones se dan cuando una persona quiere establecer qué se va a hacer con él o con ella si se incapacita en términos de tratamiento médico. Esta decisión ahora podría establecerlas el notario, así como las emancipaciones y otros documentos.

Un punto en común en el que concuerdan los querespaldan los cambios al nuevo Código Civil y los que se oponen, está en el hecho de ampliar en más de 180 días el período de revisión y explicación a la sociedad de los cambios propuestos. Muchos de los puntos polémicos que ha despertado el debate y el rechazo en diferentes sectores de la isla se podrían entender mejor con mayor tiempo para explicarlos y calmar todas las dudas. Lograr un consenso, sin embargo, es algo muy difícil. Muchos esperan que la nueva normativa traiga más inclusión, rapidez y beneficios. El “paso del tiempo” tendrá la última palabra.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

WOMEN DELIVER MOVILIZA AL GRUPO YOUNG LEADERS PARA UN FUTURO CON IGUALDAD DE GÉNERO

Además de cobrarse vidas y causar estragos económicos en toda la región de América Latina y el Caribe, la pandemia del COVID-19 ha impuesto una carga […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: