Preparado el Colegio de Mayagüez ante posibles repuntes de Covid-19

El curso académico volvió un año más a recibir en agosto a los miles de estudiantes que hacen del Colegio de Mayagüez su centro de estudios universitarios.
El prestigioso recinto docente, el mayor de la región oeste, se convirtió nuevamente en el espacio de crecimiento humano e intelectual de estudiantes puertorriqueños y extranjeros.
Sin embargo, la prevalencia de casos de COVID-19 en Mayagüez y pueblos limítrofes hace que los planes de regreso a la modalidad presencial sean monitoreados por la gerencia universitaria, para evitar que el recinto se convierta en un gran foco de contagio.
Este año Mayagüez sobrepasó los 12,000 estudiantes matriculados, una cifra por encima de las expectativas del recinto, que obliga a tener un control muy estricto de los movimientos dentro del campus.
Para el Rector del Colegio, Agustín Rullán, “era importante retomar el semestre con una actividad significativamente presencial. Lo estamos logrando, hay muchos retos, pero hasta ahora, prestando mucha atención a todos los asuntos que surgen, hemos empezado muy bien”.
Rullán compartió con Visión que “tan pronto salió la Orden Ejecutiva, establecimos que para poder matricularse y pagar la matrícula, tenían que presentar la tarjeta de vacunación o el affidavit que los eximía de la misma. Los que no cumplían con esa orden no se pudieron matricular. Con eso logramos un porcentaje muy alto de vacunados: tenemos alrededor del 95% vacunados con dos vacunas, entre empleados y estudiantes”.
Los rezagados han ido poco a poco presentando su tarjeta de vacunación, y sólo un 1% ha declarado estar exento de las dosis contra el virus.
“Tanto los exentos como los que tienen una vacuna deben presentar una prueba de COVID semanal”.
Sin embargo, desde rectoría informan que en las primeras semanas de clase se dio un margen para evitar las sanciones estipuladas.
“Dimos 2 recordatorios para entregar las pruebas. El que no presentó evidencia, le aplicamos la regla que establece que hay que darlos de baja”.
Esta medida que obliga a sacar del sistema a los estudiantes, solo aplica a los cursos presenciales o híbridos. Las clases en modalidad virtual pueden seguir siendo cursadas por los no vacunados que no presenten prueba anti-COVID.
Según los datos compartidos por Rullán, solo 43 estudiantes se tuvieron que dar de baja, de los que 20 se quedaron sin ningún curso porque todas sus clases eran presenciales o híbridas.
En este primer semestre de curso, el recinto colegial comenzó con un 65% de las secciones en modo presencial, y el resto entre híbrido y a distancia.
“A distancia significa que es 100% virtual, incluyendo las conferencias y los exámenes. Los híbridos tienen hasta un 75% a distancia, y el restante presencial. Los cursos presenciales tienen un 25% a distancia, pero el 75% tiene que ser presencial”, explicó el rector.
A pesar de estas modalidades, por el alto nivel de contagios en el área oeste, se exhortó a que estas primeras semanas, incluso las clases presenciales se ofrezcan a distancia, para reducir la densidad de estudiantes en el recinto.
“Se dio la oportunidad de que los profesores que tuvieran la certificación de educación a distancia pudieran mover sus cursos a virtual”, informó Rullán.
Además de esta medida que busca aumentar el porcentaje de vacunados, el recinto contrató a una epidemióloga para atender los posibles casos, y hacer el rastreo en los casos sospechosos.
“Recientemente nombramos a la Dra. Gloribel Ortiz, epidemióloga, para hacer un rastreo de todos los casos que puedan surgir. Hemos creado un sistema de boletines semanales, para mantener informada a la comunidad. Tenemos también un sistema de pruebas para que cualquiera que sospeche del virus, aunque no tenga síntomas, pueda hacer sus pruebas”, compartió el alto funcionario universitario.
No hay que olvidar que los más de 12,000 estudiantes, además de hacer vida en el recinto, salen de fiesta a los locales de ocio del pueblo, van a actividades deportivas o comparten los fines de semana con sus familiares en otros puntos del país.
Por eso, Rullán Toro expresó que le preocupa lo que los jóvenes hacen fuera.
“El contagio es alto, y no pueden seguir saliendo a los jangueos, porque se descuidan y se contagian, queremos recalcar la importancia de la prevención”.
Nuevos programas y más docentes en el recinto
La alta demanda para cursar estudios en el recinto mayagüezano ha permitido que se contraten 27 nuevos profesores en departamentos como Inglés o Economía, entre otros.
Además, el centro docente ha aumentado la cantidad de dinero recibido gracias a subvenciones para proyectos de investigación.
Por su parte, los estudiantes ahora tienen una mayor oferta académica con la implantación de una maestría en línea en Ciencias Agrícolas y otra presencial en Estudios Culturales.
Entre los programas a nivel graduado y doctoral que mayor interés despertaron, según las solicitudes recibidas, fue el doctorado en Psicología Educativa.
“También tenemos un doctorado a punto de salir en Agricultura Tropical. Nuestro futuro es moviéndonos hacia estudios graduados. En este momento tenemos casi 900 estudiantes graduados, pero el objetivo es llegar a 2,000 o 3,000 en los próximos 5 años”, aseveró Rullán.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Aumento del salario mínimo genera diversas reacciones

El anuncio del aumento del salario mínimo a $8,50 a partir de enero de 2022 ha generado diversas reacciones. Aunque muchos favorecen la medida, otros […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: