Pequeños Comerciantes se preparan para el Aumento de Salario Mínimo

A 5 meses para que entre en vigor el Proyecto de la Cámara 338, por la autoría de Hector E. Ferrer Santiago para el aumento de salario mínimo, nos hemos acercado a varios comerciantes entre Arecibo y Manatí para que nos cuenten si ya tienen su plan preparado y cuanto esto podrá afectarles.
Es importante recalcar que a pesar de ser un aumento escalonado, el impacto se podrá sentir; ya que la meta es lograr a $10 dólares la hora. Un salario mínimo estatal que permitirá prevalecer sobre el mínimo federal mientras este sea mayor.
Por esto, nos acermaos a un restaurante vegano con apenas 1 año de operaciones para que nos contara sus planes y como es estará afectando. “Somos 4 empleados pagando el mínimo a $7.25 y mi opinión al respecto es que el aumento de salario mínimo es bueno. Llevamos más de 10 años para que subiera el salario. Pero, si me pongo en posición como pequeño negocio, es un poco difícil. Es una medida que se que tengo que ajustarme y en el tiempo que estamos viviendo es más complicado aun, porque se ha desatado empelomanía y escacez de producto como el aumento del mismo”, explicaba Génesis Johan, propietaria del restaurante Cactú.
Por esto, Génesis ha preparado un plan con anticipación para lograr cumplir como la ley lo estipula en enero 2022. “El plan del negocio siempre fue cambiar el menú cada 4 meses. Así que lo que hablé con mis chicos fue que aumentemos el costo de los platos y así puedo pagarles como se supone. Ahora en septiembre cambio el menú para ir poco a poco”.
La propietaria de igual forma nos decía que en las ocasiones que ha hablado con sus empleados al respecto se expresan conscientes de que será fuerte como patrono cumplir con la nueva ley en lo que todo cae en tiempo. “Están conscientes desde el aumento hasta el poco flujo de clientes por el “low season”. Se que saben que me voy a esforzar”, recalcó.
Dicho restaurante está situado en el mismo pueblo de Arecibo, alrededor de más comercios, en la que Génesis nos explica que han tenido el acercamiento y preocupación, porque han bajado notablemente las ventas. “Arecibo está flojo. Esto lo hemos tocado entre todos estos días. La clientela es mínima y tenemos que seguir pagando a nuestro equipo de trabajo”, concluyó.
Por otro lado, entrevistamos a un comerciante del área de Manatí, quien presta servicios de refrigeración y que tiene una nónima con 5 empleados. “Mis empleados no están al mínimo, pero en efecto si voy a ver el cantazo. También porque tengo servicios prestados y evidentemente subirán más sus costos. En este caso, para mi el más que se ve afectado es el cliente, que tengo que aumentar todos mis servicios para poder cumplir con todo. Actualmente, ya nos estamos preparando y anualmente debemos aumentar unos $20,000 por encima. Por eso, desde ya tengo que ir aumentando los servicios para poder caer en tiempo cuando empiece la ley”, mencionó el propietario quien se reservó su identidad.
Por otro lado, una pareja de Arecibo, dueños de un restaurante de comida español, decidieron quedarse en el anonimato, nos cuentan que se les haría imposible lograr la meta del aumento de salario y que ellos comenzarán a correr todas las posiciones que conlleven para manterse abiertos. “Nosotrso si que no vamos a poder. La única planificación que tenemos es abrir jueves a domingo, limitar la entrada y nosotros mismos asistir todo. No tenemos más opción”, concluyó preocupda.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Llega al Norte el Movimiento Salud Comunitaria

A raíz de la situación pandémica, son muchos los que se han limitado atender su salud de manera preventiva. El Movimiento Salud Comunitaria ha tomado […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: