Pasos para volver con seguridad a la normalidad

Ganar la batalla contra el coronavirus es sin duda una meta común. El objetivo de levantar el aislamiento social pasa por una serie de medidas afianzadas en darle seguridad a la salud de la población. Así lo destacan diversos profesionales de la medicina, los cuales señalan los pasos y acciones a considerar a la hora de medir la victoria ante el COVID-19 y poder volver con seguridad a la normalidad. Aunque el cierre parcial en Puerto Rico está programado hasta el domingo 03 de mayo, la reapertura total de todos los sectores no es aconsejable por los expertos en salud si no se quiere perder el trabajo de contención masiva de contagios que se ha logrado hasta ahora. La reapertura, no hay duda que se dará poco a poco.  La reconocida epidemióloga María Calixta Ortiz, catedrática asociada de la Universidad Ana G. Méndez señaló en días pasados a los medios, que se deben dar pequeños pasos para poder retomar las actividades cotidianas. Ortiz asegura que debe haber una estrategia coordinada con las compañías e instituciones en cómo se va a dar la reapertura de la economía. Esto pasaría, a juicio de la epidemióloga, por permitir que las personas puedan ir a algunos lugares de trabajo manteniendo mucha distancia entre sí, usando siempre mascarillas y realizando una limpieza constante de las superficies en las áreas de trabajo. 

De acuerdo a algunos expertos en la materia, las recomendaciones que se le harían a la gobernadora Wanda Vázquez Garced especificarían que los primeros sectores que recibirían la “luz verde” para volver a abrir sus operaciones serían los de la construcción, minería, informática, agricultura y manufactura. Si esto se diera, las personas que volvieran a sus puestos de trabajo en estos sectores lo deberán hacer usando siempre mascarillas y manteniendo toda la distancia social posible. De darse un incremento significativo en el número de contagiados se tendría que revertir este primer paso en la reapertura. La vuelta a la normalidad de los estudiantes sería lo último que se permitiría en la isla en la lucha efectiva contra la pandemia.

Actualmente Puerto Rico se encuentra como muchos otros países en la primera fase de la lucha contra la pandemia del COVID-19. En la misma, el objetivo principal se centra el desacelerar el nivel de contagios, buscando que las instituciones médicas no colapsen y puedan centrar sus esfuerzos en atender a los pacientes más graves de esta enfermedad. 

Expertos aseguran que solo será posible salir de la primera fase del aislamiento cuando se tenga un control de nivel de contagios y la infraestructura de los servicios médicos haya sido fortalecida gracias a una reducción en el número de contagios. De acuerdo al informe “Respuesta nacional al coronavirus: un mapa para la reapertura” preparado por un equipo de profesionales de la Universidad Johns Hopkins. De acuerdo a este documento sólo sería recomendable moverse a una segunda fase en la vuelta a la normalidad cuando aquellos estados sean capaces de diagnosticar de forma segura, tratar y aislar los casos de COVID-19 y sus contactos.  Para conseguir llegar a esto será vital realizar el mayor número de pruebas del COVID-19 posible.

 Expertos aseguran que el gobierno en Puerto Rico tiene la capacidad de realizar 1,500 pruebas diarias, pero si se quiere alcanzar pronto la normalidad, incrementar significativamente este número es sin duda una de las metas más importantes. 

Detener por completo los contagios depende de varios factores, pero en teoría se lograría cuando la mayoría de la población haya desarrollado inmunidad a la infección debido a su exposición al virus o cuando haya una vacuna para su uso efectivo Son muchos los factores que inciden para que se pueda dar con seguridad una reapertura en la isla y se pueda volver a la normalidad. 

La baja en la cifra de contagios y fallecidos por el virus, así como evitar que los centros médicos colapsen son los principales objetivos si se quiere reabrir la economía boricua. Sin embargo, la poca claridad de las cifras gubernamentales en relación al COVID-19 en la isla no ayudan a mantener una efectividad en la lucha contra la pandemia. Expertos señalan que para poder determinar cuál es la inmunidad poblacional en el país es muy importante manejar una cifra de las personas que se han recuperado por el virus y esto es algo que se ha manejado con mucho misterio y ambigüedad.   Mientras se espera por una vacuna o un medicamento efectivo en la lucha contra el coronavirus, seguir las órdenes de aislamiento social, mantener los hábitos de limpieza y obedecer todas las instrucciones de prevención de las autoridades será fundamental para poner nuestro “granito de arena” y conseguir un día no muy lejano, volver a la normalidad. 

La lucha contra el COVID-19 es tarea de todos. 

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Programa Head Start de Barceloneta entrega alimentos a participantes de seis municipios

La alcaldesa de Barceloneta, Wanda Soler Rosario, anunció que para finales de la próxima semana todos los centros Early Head Start y Head Start administrados […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: