Negocios se preparan para reabrir sus puertas

Mientras la economía mundial sufre por el cierre y las órdenes de confinamiento para frenar la propagación del COVID-19, se continúan buscando alternativas para reabrir partes de la economía. Son varios los sectores que se han visto golpeado por las restricciones impuestas antes la pandemia. La emergencia ha obligado a muchos a un cambio en el modelo de negocio. Llamar a antiguos clientes, hacer ventas a domicilio, implementar sistema de auto servicio y cambiar su modelo de negocio son algunas de las estrategias de los pequeños negocios, para sobrevivir el día a día. Pero, ¿Cómo será ese futuro en el que los comercios, los restaurantes y bares, los lugares de ocio, volverán a abrir sus puertas? ¿Qué medidas tomarán? ¿Cómo se comportarán respecto a los clientes?

Personas como Franky Suárez Caro dueño del restaurante Migas, creado hace tres años, en Mayagüez, se vieron obligados a cerrar operaciones tras la orden ejecutiva. Sin embargo, luego de un mes de cierre total decidió reanudar operaciones de forma limitada, cumpliendo con las órdenes ejecutivas implementadas por el COVID-19. “El restaurante lo estamos corriendo el cocinero y yo, siguiendo los protocolos de limpieza. Las ordenes las estamos llevando al vehículo del cliente, para así mantener el distanciamiento. Estamos evaluando el movimiento y flujo de personas para considerar ofrecer el servicio de delivery. Por el momento, las ordenes las estamos recibiendo vía llamada telefónica o de manera presencial al restaurante”, comentó el propietario.

El restaurante, con capacidad para hasta 24 personas resalta por su servicio y experiencia en el establecimiento. Por lo que Suárez Caro resaltó que para una próxima fase de reapertura, donde tuviese que reducir espacios en su negocio, prefería continuar con el sistema de servi-carro, método que le resulta más útil.

En el proceso de recogido, las personas recibirán un mensaje de texto confirmando que su pedido está listo. También con la reapertura se añaden combos familiares de comida criolla para facilitar este periodo de receso en casa. El lugar reconocido en el oeste por sus desayunos todo el día, opera con estrictos protocolos de seguridad de empleados y clientes aparte de las medidas de desinfección, en horario de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. 

Por otro lado, hay negocios que aún no han podido realizar una reapertura. Sin embargo, mientras esperan las normas que pueda dictar el Gobierno, los propietarios ya se preparan con nuevos mecanismos para acometer una apertura segura y eficaz. Y ahí, las medidas sanitarias cobran una especial importancia, tomando como ejemplo negocios y países que ya las están aplicando.

“Estamos ansiosos que den el permiso a la reapertura de pequeños negocios. Hay que tener mucha fuerza y deseo de seguir llevando el mejor servicio. Este no es momento para echarse hacia atrás y pensar en lo negativo, sino de buscar alternativas y estar preparados para el momento que podamos reabrir” afirmó Pedro “Pito” Vargas propietario de San Expedito Liquor Store, en Mayagüez

La licorería, que se encuentra en cierre total, podría mantener su estilo de servicio al momento de la reapertura, ya que el método utilizado es el despacho de los productos para llevar, pues contrario a otras licorerías, no se consume en el local. Aun así, el propietario indicó que se implementaría el tomar las ordenes por llamada telefónica o correo electrónico, lo que agilizaría el proceso. 

Del mismo modo, Ian Morales Carrero encargado de Carrero Motors en Aguada señaló estar optimista y preparado para recibir a los clientes con las medidas de seguridad e higiene necesarias. “Pensamos que podríamos abrir para los meses de junio o julio, para ese momento queremos traer nuevas unidades a precios accesibles. Estamos preparándonos para cuando lleguen esos clientes, que sabemos que van a llegar en algún momento, brindarles el mejor servicio. Lo que le exhortamos a los clientes es que llamen y se orienten con nosotros para ver los arreglos que se puedan hacer de manera individual y a la distancia”, puntualizó Morales Carrero. 

Sin embargo, hay negocios que aún no están dispuestos a una reapertura. Diversos comerciantes buscan proteger a los ciudadanos para que no exista un contagio masivo y prefieren evaluar si el público se siente cómodo visitando espacios que usualmente son visitados por cientos de personas y que son diseñados para compartir y enfocados en el servicio. La dueña de negocio, en la zona oeste de la Isla, quien prefirió no ser identificada, reconoce que el regreso a la actividad económica con restricciones de aforo le llevó a tomar la decisión de esperar hasta los meses de junio o julio para abrir sus puertas. Las medidas anunciadas para una reapertura progresiva han causado malestar entre el sector del servicio, que no está dispuesto a asumir situaciones que ven incluso más perjudiciales que la actual.

La pandemia, no solo mantiene a millones de personas aisladas, sino que también obligó al Gobierno a determinar la forma, el cómo y dónde se debe decir adiós a los fallecidos para evitar la expansión del virus.  Aun así, pese a las condiciones actuales, donde la sociedad se ha tenido que adaptar para evitar mayor propagación de la epidemia, en casos de muertes por causas distintas al virus del Covid-19, se están realizando ceremonias.

Las funerarias en Puerto Rico están dándole paso a pequeñas ceremonias fúnebres con cinco o diez familiares cercanos al fallecido. Durante 15 minutos se le permite el acceso a la sala donde podrán despedirse, eso apoyado del uso constante de tapabocas y manteniendo distancia. El protocolo, incómodo y que brinda poca privacidad a los dolientes, se ha convertido en la única opción si se desea despedir al ser querido. Sin embargo, no se está haciendo la escolta fúnebre y los cementerios tienen sus propias regulaciones en donde cada familiar observa el proceso desde sus vehículos.

Iván Rosario propietario de Funeraria y Capillas San Antonio en Aguadilla, se expresó ante la situación decepcionado. “Esto ha sido un proceso difícil, porque las ceremonias uno las tiene que estar haciendo a escondidas. Sé de familias que han llamado a las funerarias reportando al fallecido y cuando le indican que no pueden velar al muerto porque el gobierno no se los permite; buscan alternativas en otras funerarias que si estén prestando el servicio con un tiempo limitado. El sector de las funerarias es un negocio, pero yo soy humano y me pongo en la situación de esos familiares, como les gustaría despedirse de sus allegados.  No entiendo cómo están permitiendo tantas personas dentro de los supermercados, pero no se le está dando la oportunidad al familiar dar ese último adiós. Lo que podría causar problemas en la salud mental, ya que no están cerrando de manera correcta capítulos de sus vidas”, señaló Rosario.

Desde esta semana, algunas empresas principalmente las del sector de la construcción y la banca, han recuperado su actividad tras la decisión tomada por el Gobierno. Pero ese horizonte en el que todos los negocios que requieran una presencia física estén activos, aún parece un poco lejano. Sin embargo, se adelanta que la normalidad no se recuperará en mucho tiempo. Ya estudian las posibles medidas para mantener la distancia social, extremar la higiene para cuidar la salud pública y poder así dar vida de nuevo a la actividad economía.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

ESTUDIO CALIFICA DE DEFICIENTE EL ACCESO A LA INFORMACIÓN EN PUERTO RICO

La Red de Transparencia dio a conocer hoy un estudio que revela que Puerto Rico ocuparía el puesto número 87 cuando se compara con los 128 países […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: