¡Mi Pueblo Se Levanta!

Por: Alex Vargas

El pueblo de Mayagüez está pasando por uno de los momentos más críticos y vergonzosos de su historia política moderna.
Hemos sido devastados por fenómenos naturales a través del tiempo y como buenos luchadores nos levantamos y nos ponemos de pie con orgullo y valentía.
Lo que estamos viviendo son momentos tristes y preocupantes por qué ahora se trata de valores y principios, de actos de “corrupción”, de un desmadre administrativo, del dinero del pueblo y como se afectan los servicios de los más necesitados.
He sido siempre un crítico de la triste situación económica y administrativa en que se encuentra el Municipio de Mayagüez y su alcalde, José Guillermo Rodríguez. Los informes del pasado y presente Contralor así lo han reflejado. También, a juzgar por los reveladores informes del índice de salud fiscal de los municipios, que son elaborados por la organización ABRE Puerto Rico, dándole notas de D y F a su administración.
Por más de 28 años el pueblo ha depositado su confianza en el primer ejecutivo de nuestra ciudad. Él les ha fallado.
Durante las últimas dos décadas Mayagüez comenzó a convertirse en una ciudad fantasma; cierre de tiendas y comercios, falta de infraestructura, pérdida poblacional, desvío de dinero que estaban destinado al Centro de Trauma, hipotecas de propiedades públicas, obras incompletas, carreteras devastadas, los barrios abandonados, despidos injustos de empleados municipales, demandas, contratos a los “amigos del alma”, ausencia del alcalde en atender las necesidades de su gente, desgaste político evidenciado en las pasadas elecciones, entre otras tantas situaciones adversas.
Por su ambición y hambre de poder; hemos sido engañados y defraudados por mucho tiempo. El pueblo no se puede rendir. Tenemos que defender nuestro honor como pueblo. Es hora de despertar del letargo político y económico. Es hora de unirnos como pueblo para buscar el desarrollo del progreso y la justicia social con líderes íntegros, honestos y comprometidos con su gente.
Vamos a emular a nuestro prócer Eugenio María de Hostos: “Y vivamos la moral que es lo que nos hace falta”. ¡Hoy más que nunca!

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Negocios: cómo abrazar la incertidumbre post pandémica

Por: Ivelisse Arroyo Pérez – Consultora en mercadeo y servicio al cliente El COVID-19 estará entre nosotros por un buen tiempo. Cuando el virus llegó […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: