Medular la clasificación de suelo al momento de construir un hogar

Hay una relación muy seria entre el tipo de suelo en la que se ubica una estructura y la seguridad de ésta. De igual modo, el proceso de construcción, supervisión adecuada y cumplimineto con el Código de Construcción a la hora de edificar estructuras eficientes. El ingeniero y director del Programa de Movimiento Fuerte de Puerto Rico, José Martínez Cruzado, mencionó que en la isla hay seis categorías de suelos. La categoría A identifica un suelo compuesto por rocas en la superficie y es una de las mejores clasificaciones de suelo para construcciones seguras. En un segundo lugar sigue la clasificación de suelo B que identifica un suelo con un roca más densa. La clasificación C es una muy competente también. Por otra parte, la clasificación D se cataloga como un suelo regular y es la última clasificación de suelo permitida en el Código de Construcción. Mientras tanto, las clasificaciones E y F son tipos de suelos licuables, con materiales orgánicos y arenosos.
“Cuando se construye se recomienda que se haga un estudio de suelo y se clasifique. El RUM ha hecho mapas de clasificación de suelo en ciudades principales en Puerto Rico, se hicieron los mapas e identificaciones geológicas para el Comisionado de Seguros’’, dijo el ingeniero.
En la isla es ley que las estructuras cumplan con un código de construcción. “Con el código no se pretende que las estructuras no sufran daños, más bien lo que se busca es que no colapsen. La energía de un sismo se va a ver reflejada en la estructura por medio de deformaciones y agrietamiento”, explicó Martínez Cruzado.
El ingeniero indicó que el Código de Construcción de la isla toma en cuenta las fallas y los sismos de los cuales existe evidencia, los descubrimientos recientes no están contemplados en el código. “En el 2012 se encontró una falla que atraviesa la isla desde Salinas hasta Añasco, esto no está contemplado en el código existente”, dijo el ingeniero estructural. Además, el ingeniero opina que ser más conservadores a la hora de construir es mucho mejor, no se comete tanto error. “Cuando antes no se sabía tanto, se era más conservador a la hora de construir y había más seguridad, pero con tanto detalle y variaciones para construir, en la actualidad hay mucho más espacio para que se cometan errores” dijo el director del Programa de Movimiento Fuerte de Puerto Rico.
En cuanto a las situaciones con los planteles escolares del país, Martinez Cruzado indicó que las escuelas tienen que ser revisadas. “Sería una buena práctica que se revisen las escuelas para determinar daños. En el caso de que un escuela no haya sufrido daños no significa que esté exenta de colapso con un terremoto de gran magnitud”, manifestó Martínez Cruzado. El experimentado ingeniero mencionó que uno de los males en construcción de las escuelas es la llamada utilización de la columna corta. Este diseño le resta firmeza a la estructura, cuando se dan movimientos considerables este tipo de columna se parte.
En cuanto a la responsabilidad de los ingenieros, Martinez Cruzado aseguró que muchos se aseguran de supervisar el proceso de construcción de una estructura y velan que se haga de acuerdo a como ellos diseñaron el plano. De igual modo, el ingeniero aseguró que los ingenieros tiene una responsabilidad de educarse y adquirir experiencia por su cuenta. “No es que terminaste un bachillerato en la universidad y ya, es más complejo que eso. Requiere experiencia yendo a lugares de desastres que aporten a la experiencia del profesional”, dijo el profesor.
De otra parte, el ingeniero pone a disposición la data recopilada por el Programa de Movimiento Fuerte de Puerto Rico a aquellos ingenieros que así lo necesiten. “Existen 92 estaciones a través de la isla que detectan el movimiento sísmico. Hay datos alrededor de la isla de instrumentación sísmica y son datos útiles para los ingenieros que estén haciendo análisis para cualquier tipo de estructura y se tienen esos registros por área”, mencionó Martínez Cruzado.
Asimismo, el ingeniero hizo un llamado de calma a la ciudadanía a pesar de estar consciente de lo difícil que es desarrollar calma, sobre todo en el tiempo que se está viviendo, pero es la mejor manera de reaccionar y manejar una situación de emergencia.
En octubre del 1918 Puerto Rico sufrió uno de sus peores y más dañinos terremotos, cuando un sismo de magnitud 7.3 cerca de la costa noroeste provocó un tsunami dejando muertas a 116 personas.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

CIERRA PARCIALMENTE EL MORRO DURANTE FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

El San Juan National Historic Site (SJNHS) informa al público que por motivos del Festival de San Sebastián, el terreno del Castillo San Felipe del […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: