Lucha contra el racismo con sello boricua

La lucha por combatir el racismo en todas sus formas, también ha estado presente en la sociedad puertorriqueña. Muchos son los casos de personas que se han visto afectadas de una u otra forma por algún tipo de discriminación racista. El más reciente caso de este tipo en la isla, se dio hace pocos días donde una familia en Canóvanas denunció la colocación de dibujos y carteles de unos vecinos con contenidos xenófobos hacia el padre y los hijos de la familia por su color de piel. La familia denunció la situación en las redes sociales e inmediatamente recibieron el apoyo de cientos de personas condenando el hecho. A pesar de que se supo que en días recientes la persona que había colgado los dibujos los retiró, la lucha y la perseverancia contra este tipo de discriminación racial ha puesto sobre el tapete la lucha por la igualdad en cuanto al color de piel que en Puerto Rico se vive en pleno siglo XXI. El eslogan #Blacklivesmatter también se ha hecho sentir de una u otra forma en la isla.

La discriminación no se ha visto presente solamente en los excesos policiales o en pancartas colgadas en una casa como muestra de desprecio hacia los vecinos por su color de piel. La modelo puertorriqueña Joan Smalls, denunció en días recientes a través de las redes sociales que ha vivido en carne propia la discriminación racial dentro de la industria de la moda e insta a no cesar en la lucha contra el racismo en cualquiera de sus formas. 

Además de estos lamentables sucesos racistas contemporáneos mencionados, en Puerto Rico la historia tiene algunas personalidades que han dejado un legado de lucha y trabajo y en ellos también quedó registrada su perseverancia ante personalidades y grupos de su época que los denigraron de una u otra forma por su color de piel. 

El caso más sonado de este tipo en la sociedad puertorriqueña de mediados del siglo XX, lo vemos en la vida de Ernesto Ramos Antonini, vicepresidente del Partido Popular Democrático (PPD), uno de los grandes luchadores por los derechos de la clase obrera puertorriqueña. Según los biógrafos, este importante líder boricua sufrió la discriminación racial, inclusive con miembros de su propio partido. 

Aunque nunca se confirmó al 100%, se dice que Antonini gozaba de mucha popularidad y tenía todas las de ganar para convertirse en el sucesor de Luiz Muñoz Marín en la silla de la gobernación de la isla. Sin embargo, las maniobras políticas que se tejieron en su contra llevaban el peso del “racismo” a cuestas. Muchos no veían con buenos ojos la alta responsabilidad que un líder negro recibiría si ganaba las elecciones. “Lo traicionaron, le echaron la ira” aseguró su esposa, doña Josefina Buonomo en trabajos biográficos realizados acerca de la vida de Ramos Antonini. 

Durante el siglo XIX Puerto Rico encontró en la vida de Ramón Emeterio Betances, uno de los primeros casos de luchas por las igualdades y luchas de independencia. La vida del principal artífice de la insurrección armada conocida como “El Grito de Lares”,  estuvo marcada en su juventud por algunos momentos de lucha racial que le dejaron una gran motivación para los desafíos de su vida. En este particular los historiadores destacan que el padre de Emeterio Betances tuvo que solicitar que se les cambiara la denominación de “mezcla racial” a “blanca-pura” (caucásica), en la clasificación racial del acta de nacimiento en Cabo Rojo. Con este cambio, la familia obtenía mayores derechos en Francia y esto ayudó a que Emeterio estudiara medicina en París. Emeterio nunca estuvo conforme con este cambio legal, pues reconocía sin complejos que él y su familia no eran “blancuzcos” sino “prietuzcos”. 

El ideal de independencia fue una de las características más resaltantes de la vida de Ramón Emeterio Betances. Muchos vinculan esta lucha con la tenacidad y constancia con la que muchas personas defienden la igualdad y la no discriminación de personas por su color de piel. 

La vida de Pedro Albizu Campos, un puertorriqueño mestizo e hijo de una mujer negra, fue un reflejo de la lucha racial y de independencia que Campos anhelaba para la isla. Este boricua, nativo de Ponce, sintió el racismo de forma muy directa en las filas del ejército americano en ocasión de la primera Guerra Mundial. A causa de sus ideales, Campos pasó muchos años preso y numerosos hechos violentos se le endosaron sin la realización de juicio alguno.

El Dr. José Celso Barbosa fue otro destacado puertorriqueño de tez oscura que, a pesar de las adversidades, luchó para llevar igualdad y justicia en el Puerto Rico de su época. Fue uno de los primeros defensores de la estadidad para la isla y en base a esta idea, fundó el Partido Republicano Puertorriqueño. Entre sus múltiples ocupaciones, tuvo la oportunidad de abogar por un cambio hacia las pobres condiciones sociales de entonces. 

A lo largo de la historia, diversas personalidades han dejado su legado de lucha y perseverancia contra la desigualdad y la opresión. Su color de piel y la discriminación que recibieron no fueron razones para desanimar a estos grandes puertorriqueños que ahora sirven de inspiración para la lucha contra el racismo y la desigualdad en todas sus formas. 

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Las mascotas luchan por atención

Los animales, considerados por muchos como los otros “consentidos de la casa” y también por algunos como “miembros de la familia” pueden verse afectados a […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: