Lo que nos espera

Luis Ibrahyn Casiano – Candidato al Senado

Todo lo que pueda pasar, antes que, cualquier cosa externa; depende de nosotros. Políticamente hablando es así, solo a través de acciones conscientes acerca de nuestra realidad social, cultural, política y económica podremos perfilar el futuro que nos espera. Hace muchas décadas, un gran grupo de patriotas se reunieron en Bayamón y fundaron el Partido Independentista Puertorriqueño, no solo por lo que representaba el ser colonia con sus implicaciones morales, geopolíticas y económicas que se retrataban con ese mal llamado “pacto” del ELA. Si no, por entender que la decencia administrativa iba ligada a la consciencia de aquellos(as) que no se vendían por posiciones acomodaticias en el poder, llegando exclusivamente a ese poder si el pueblo entendía el futuro al que se le estaba apostando todo. Luego de 73 años, el PIP continúa dando batallas ideológicas por la descolonización de Puerto Rico, pero también; y más ahora que antes, para ganar. El pueblo solo podrá conocer el camino alterno que le presentamos en el programa de gobierno si lo experimenta desde el poder político. El miedo, ya no puede ser la excusa, y aunque sin relegar nosotros representamos a la independencia como visión universal de amor por la patria, como mecanismo para encaminarnos a la verdadera justicia social, estamos capacitados para desde ahora, y en los márgenes que se presenta nuestra participación electoral; trabajar honradamente por el pueblo desde sus estructuras.
Como una gran mayoría de nuestra región oeste sabe, desde hace algunos años he venido haciendo propuestas serias sobre temas tales como: la educación; la salud, el medio ambiente, el trabajo, la reintegración social y el acceso de las capas más vulnerables de nuestra sociedad a lo que por derecho le corresponde. Ante eso, nuevamente esperanzado en que el pueblo pueda observar en el PIP la opción real para hacerle frente al bipartidismo, me vuelvo a sumar al equipo de candidatos(as) para estas elecciones, como candidato al Senado por el distrito número 4 de Mayagüez/Aguadilla, que comprende 12 municipios de nuestra región oeste.
Esta vez, como la vez definitoria, nuestro pueblo debe elegir entre pasado o el futuro. Yo tengo una gran fe, en que nuestro pueblo le dé la espalda al bipartidismo por las décadas de traición a su confianza, y que tampoco se deje seducir por mensajes abstractos de cambio, por equipos que parecen nuevos pero que al igual siempre han estado en la política de una u otra forma sin nada más que con la ilusión de representar ser la vía de cambio. En el PIP, tenemos el bagaje histórico de la resistencia electoral, algo que los partidos minoritarios no han podido superar llegando a su fin luego de una o dos elecciones. El PIP ha demostrado constancia, porque, aunque el pueblo no le ha dado un voto de confianza que lo lleve al triunfo en todas sus candidaturas, el PIP siempre ha confiado en la voluntad del pueblo que representa y en su derecho a ser feliz; aspectos que no le dejan desistir.
Esta vez lo que nos espera es, que con el Oeste en el corazón; seamos una nueva mayoría para trabajar con amor por una Patria Nueva y justa.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

100 FAMILIAS EN COMUNIDAD DE VEGA ALTA RECIBIRÁN TÍTULOS DE PROPIEDAD

El alcalde de Vega Alta, Oscar ‘Can’ Santiago Martínez, celebró una reunión esta pasada semana con familias de la comunidad de Sabana Hoyos, para ultimar […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: