La recuperación de Puerto Rico en tiempo de elecciones

Brian G. Díaz – Presidente Pacífico Group

Las elecciones generales en Puerto Rico están a la vuelta de la esquina. Estas semanas y meses de campaña suelen ser abrumadoras, estresantes y demandan mucha energía, tiempo y recursos. Sin embargo, no podemos perder de perspectiva que, paralelamente a el fervor político, aún hay un proceso de recuperación que no se detiene sencillamente porque hay una campaña por correr y FEMA no va a esperar a que termine el proceso eleccionario. Al final, es el municipio o la agencia, como institución jurídica, el partícipe de los programas de recuperación y es el pueblo quien se beneficia o se afecta de las decisiones que se tomen hoy. El próximo 31 de diciembre es la fecha límite para que los municipios y las agencias del estado lleguen a un acuerdo con FEMA en términos de los estimados de costos fijos para los proyectos bajo los procedimientos alternativos. El Gobierno de Puerto Rico, solicitó a FEMA formalmente una extensión a la fecha limité describiendo la meta de alcanzar el 100% como algo “no realista”. Desafortunadamente, la Agencia Federal denegó la solicitud y ordenó mantener la fecha límite del 31 de diciembre. Todos conocemos esas dinámicas luego de un evento eleccionario. Los meses de noviembre y diciembre, luego de las elecciones, se conocen como “tiempo muerto”. Luego de una intensa campaña electoral, en este periodo de tiempo las administraciones suelen reducir la intensidad de la ejecución de la política pública. Sin embargo, esto no puede ocurrir ahora. ¿Qué pasará con los servicios y facilidades públicas que dependen de estos programas? Los incumbentes y los retadores tienen una responsabilidad monumental. Por un lado, aquel alcalde o alcaldesa que logre revalidar tiene que saber que no puede “quitarle el pie a la gasolina”, y deberá mantener como prioridad absoluta el cumplimiento con la fecha del 31 de diciembre y otros asuntos de las exigencias de la recuperación. Asimismo, si no logra revalidar, el alcalde o alcaldesa, deberá estar consiente que el pueblo depende de que continúe con el mismo entusiasmo que en su momento tuvo. Es indispensable que se familiarice con las formas, lenguaje y procesos federales. Asimismo, que colabore, fiscalice y trabaje con la administración en tránsito para que conozca el vehículo que comenzará a conducir el enero.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Que No Ganen Los Mismos

Charlie Delgado Altieri – Candidato a la gobernación por el PPD Durante las pasadas semanas has estado escuchando insistentemente el mensaje de que es hora […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: