La pandemia obliga a repensar la política

La pandemia del COVID-19 no hace acepción de personas. Con mucho asombro, los puertorriqueños han conocido en días recientes cómo diversos personajes de la política nacional han informado de su estado positivo al coronavirus. Ante esta situación, los principales partidos políticos se ven obligados, a menos de 2 meses de las elecciones generales, a repensar el modelo de hacer campaña política. Si los protagonistas de esta contienda electoral quieren cuidar su salud y la de sus candidatos, rediseñar la forma en que se ofrece una declaración a los medios de comunicación, por poner un ejemplo, será algo prioritario para poder evitar el contagio por COVID-19 en los políticos. Aunque algunos trataron de justificar la presencia de las personas en los centros de campaña durante el cierre de las primarias como un acto de apoyo a la democracia, lo cierto es que este terrible virus no conoce de filosofías ni mucho menos excusa a los idealistas, pues tarde o temprano la “factura” del coronavirus toca las puertas de quienes le “dan la bienvenida”.
La mayoría de los políticos que han reportado tener la enfermedad son del Partido Nuevo Progresista (PNP). El candidato a la gobernación por este partido, Pedro Pierluisi ha arrojado negativo a la prueba molecular en dos ocasiones. Delgado Altieri, candidato a la gobernación por los populares también ha arrojado negativo al virus. Sin embargo, nueve figuras del PNP han obtenido resultados positivos al COVID-19 y se encuentran en cuarentena. De estos políticos, el que ha estado más delicado de salud ha sido uno de los asesores de la campaña de Pierluisi y exsecretario del PNP, Omar Negrón Judice. El resto de contagiados con el virus en el PNP son: Carlos “Johnny” Méndez, presidente de la Cámara de Representantes, el vicepresidente cameral José “Pichy” Torres Zamora; la comisionada residente en Washington, Jennifer González; los senadores William Villafañe, Luis Berdiel y Carmen Ríos, la hermana y directora de campaña de Pierluisi, Caridad Pierluisi y Edwin Mundo, asesor de campaña del candidato penepé a la gobernación. Antes de las primarias, en el PPD, el representante José “Conny” Varela es hasta ahora el único miembro de este partido en dar positivo al virus.
Con las elecciones generales en el horizonte, son muchos los cambios y reestructuraciones que tienen que hacer los partidos no solo para evitar otro caos con el material electoral como sucedió en las primarias, sino para elaborar políticas de prevención de distanciamiento social que ayuden a prevenir los contagios por el COVID-19. Este rediseño de campañas políticas debería demostrar a la sociedad puertorriqueña que los candidatos a dirigir al país por los próximos cuatro años respetan las normas establecidas para prevenir la expansión del coronavirus en la isla.
Aunque el gobierno anunció en la última orden ejecutiva una multa de $100 para las personas que no cumplan con el uso de las mascarillas, no se ha anunciado ninguna legislación para penalizar a los políticos que incumplan con las normas de distanciamiento social anunciadas para prevenir el COVID-19. El secretario de Salud Lorenzo González ha indicado que hay personal de seguridad que vela por el cumplimiento de los protocolos y que evalúa lo que se realiza en las instalaciones de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE). Sin embargo, para prevenir lo que ya sucedió en las primarias, es necesario un plan para evitar que las emociones por el rumor de resultados o el anuncio de la victoria se conviertan en la excusa “perfecta” para reunir mucha gente en espacios cerrados. Ante el repunte de casos positivos en los políticos, González también ha resaltado que los funcionarios “no son distintos” a cualquier otro ciudadano para seguir los procesos de prevención de COVID-19.
Héctor Ferrer hijo, candidato a representante por el PPD reconoció en días recientes la necesidad de que los candidatos hagan un mayor uso de las redes sociales, así como cualquier plataforma digital para comunicarse con los electores y divulgar sus propuestas de gobierno. Ante la dificultad de realizar eventos que aglomeren a cientos de personas para recaudar fondos, la austeridad y la creatividad se destacan en estos momentos de pandemia. En el caso del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), voceros del candidato a la gobernación Juan Dalmau, expresaron que han sustituido la recaudación de fondos que incluía la asistencia presencial por actividades más creativas como la entrega de camisetas a las personas que hacen donativos a la campaña de Dalmau.
El candidato a la gobernación por el PNP, Pedro Pierluisi, ha señalado que no se celebrarán actividades políticas que conlleven aglomeración hasta nuevo aviso y que limitarán las reuniones presenciales.
Una buena planificación para evitar los contagios en las actividades políticas será fundamental para cuidar la salud de todos los ciudadanos y dar un buen ejemplo a los puertorriqueños en la batalla contra el COVID-19.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Comienzo de clases interrumpido

Padres, madres, jóvenes, niños y maestros confrontan dificultades con las nuevas tecnologías y falta de materiales para el comienzo escolar. Fallas en la internet, familias […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: