La música en vivo se hunde, mientras aumentan las ventas en plataformas digitales

La pandemia ha afectado de forma transversal a diferentes sectores de la economía. Uno de ellos ha sido el de la música en vivo, tan importante para Puerto Rico, especialmente en épocas navideñas.
Pero aunque los eventos en vivo han salido mal parados en las órdenes ejecutivas de la Gobernadora, con el cierre obligatorio de teatros y salas de conciertos, la escucha de música y el visionado de conciertos virtuales han sido una de las actividades más demandadas por los puertorriqueños.
Esta tendencia no es solo a nivel local. Durante los primeros meses de la enfermedad muchos artistas lanzaron videos cantando desde sus casas y dieron conciertos virtuales para animar la cuarentena en sus respectivos países.
Sin embargo, pronto empezó a notarse que el encierro y la imposibilidad de hacer recitales empezaba a pasar factura a la clase artística y a su forma de subsistencia: la música en vivo y la venta de discos.
La industria del disco en formato físico perdió a nivel global un 45% de su mercado, mientras que la venta y escucha de música en formatos digitales subió casi un 4%.
Algunos beneficiados de ese cambio de tendencia han sido cantantes como Bad Bunny, quien ofrece su música en plataformas digitales. Benito Martínez, nombre real del cantante, se convirtió en el artista a nivel mundial más escuchado en Spotify, con ocho mil millones de reproducciones.
Pero desgraciadamente, no todos los músicos y bandas son como el “conejo malo”. La realidad de la música en Puerto Rico se aleja mucho de la experiencia del cantante de trap y reggaetón boricua.
Cada reproducción en Spotify significa menos de un centavo de dólar para el artista. Sin tarimas disponibles, sin fiestas patronales, sin parrandas, sin restaurantes en los que ofrecer su repertorio, el futuro de muchos músicos es incierto.

Formas de sobrevivir para un músico en pandemia

Kily Vializ es un músico mayagüezano, autor y productor del disco “Boricua y de Mayagüez”. Como tantos en el país, ha visto cómo su proyecto se veía afectado con la pandemia.
Apenas 15 días antes de la primera orden ejecutiva, Kily Vializ presentaba en concierto de su más reciente producción. A partir de entonces, fin de la actividad musical presencial.
“Nos ha afectado en la venta del disco. Lo que nosotros vendemos, lo vendemos principalmente en las presentaciones. Solo pudimos tocar en la presentación del disco, el 29 de febrero. No hemos vuelto a presentarnos”.
Eso significó que tuvieron que cancelar actividades confirmadas en Florida, en Maryland invitados, y también en New York.
Por eso han buscado otras formas para exponer su trabajo.
“Hicimos algunos ‘Lives’ para hablar del disco, pero no conciertos. Es difícil, porque tenemos músicos de varias regiones. Además, tenemos la producción en páginas digitales como Spotify y otras. Eso nos ha hecho llegar a sitios donde quizá no hubiésemos llegado nunca. También hemos trabajado varios videos musicales que nos han dado exposición, producidos por Babalú Machete y Vereda Lab”.
A pesar de buscar en el mundo digital algo de visibilidad y exposición, Vializ reconoce que a nivel económico estas plataformas no son rentables para músicos independientes.
El streaming paga bien poco, tienes que llegar a cierta cantidad para lograr sacar dinero. Hay plataformas que pagan menos que Spotify, incluso. Honestamente, si no das un palo como Bad Bunny, es difícil ganarse algo. Yo en realidad he podido buscar ayuda con la gente de Fundación Flamboyán y la National Association of Latino Arts and Cultures. Y mientras, trabajando para otros grupos como compositor y corista”.
Pero a pesar de las dificultades, el bombero mayagüezano es positivo respecto al sostenimiento del proyecto.

“Para nosotros es bien cuesta arriba, pero no nos cansamos, seguimos tratando de idear cosas para contactar con la comunidad de la bomba y la plena, y traer a otros públicos que no están ligados a la música”.
Ahora, con la llegada de las navidades, han surgido algunas oportunidades nuevas.

“En diciembre acabamos de ser contratados por el Segundo Ruiz Belvis Center, de Chicago, para un concierto que se va a grabar para emitirse virtualmente el día 23”, informó Vializ.
Actualmente el grupo está trabajando en la preproducción de nuevos temas, así como en nuevos videoclips para seguir llevando su música adelante, a pesar de la pandemia.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

CONTRALORÍA REVELA DEFICIENCIAS DE CONTROL INTERNO EN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES

La Contraloría de Puerto Rico emitió una opinión cualificada de las operaciones de la Oficina de Tecnología e Informática (OTI) de la Cámara de Representantes de la […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: