La alimentación en la tercera edad

Una alimentación saludable es esencial para tener una buena salud en cualquier etapa de la vida. Sin embargo, cuando se trata de personas mayores, llevar una dieta sana más que una recomendación, es una obligación. Por ello, una vez que se llega a la tercera edad es vital aumentar el consumo de ciertos alimentos. El envejecimiento no sólo hace que cambie nuestro exterior, sino también nuestro interior. Es esencial mantener una dieta saludable en la tercera edad para garantizar una buena calidad de vida.
Características de una alimentación saludable​​​​​​​
La alimentación en la tercera edad debe: ayudar a mantener un buen estado de salud, aportar la energía y los nutrientes necesarios, ayudar a prevenir enfermedades crónicas, debe incluir alimentos conocidos por la persona mayor, debe tener buen aspecto y sobre todo buen sabor, las proteínas deben aportar entre un 10 y un 15% de las calorías totales que necesita el cuerpo, los lípidos no deben aportar más del 30 o 35% de estas calorías y los hidratos de carbono deben aportar al menos el 50-60% restante.
Dieta saludable para mayores
Para llevar una dieta adecuada y equilibrada, las personas de la tercera edad deben consumir ciertas porciones de cada grupo de alimentos. En primer lugar, las personas mayores deben ingerir ocho vasos de líquidos diarios. Estos deben ser de agua preferiblemente, sin embargo, también pueden combinarse con otro tipo de líquidos como zumos, sopas, leche, entre otros.  
Las personas mayores también deben consumir seis o más raciones del grupo de cereales y sus derivados tal como pan, arroz, cereales, pasta, entre otros, así como patatas. En el caso de los cereales es preferible que estos sean integrales, ya que el aporte que tienen de fibra será favorecedor para prevenir problemas de estreñimiento.  
En cuanto al grupo de verduras y hortalizas, se necesita un consumo mínimo de dos raciones, de las cuales al menos una debe ser en crudo. Los vegetales deberán estar cocidos o hechos en forma de puré, para así facilitar el proceso de masticación. En el caso de las frutas, el consumo debe ser de tres o más raciones y debido a la dureza de algunas de ellas, se recomienda consumirlas en forma de macedonias, compotas, zumos o batidos naturales.  
Los lácteos no deben quedar por fuera de la dieta de las personas mayores, ya que son la principal fuente de calcio en el cuerpo. Se deben consumir al menos tres raciones de ellos, entre los que se incluyen la leche, el yogur, el queso, entre otros. Claro que las versiones más recomendadas de estos productos son los desnatados o semidesnatados.
Cuando hablamos de alimentos proteicos como pollo, carne, pescado, legumbres o huevos se aconseja el consumo de dos raciones.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Denuncian atentados ambientales y advierten falta de compromiso del Gobierno contra el cambio climático

El ex-candidato a la gobernación, el ingeniero Eliezer Molina, hizo la semana pasada en Rincón y Aguadilla sendas denuncias a través de sus redes sociales […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: