Jóvenes plantan la semilla del emprendimiento en sus comunidades

Puerto Rico cuenta desde el pasado 30 de julio, con 25 nuevos empresarios, jóvenes emprendedores entre 9 y 12 años de edad que  han decidido aportar a la economía del país a pesar de su corta edad. 

Gracias al programa de desarrollo empresarial SEEDS (semillas en inglés), estos adolescentes han logrado formarse en áreas como mercadeo y manejo de presupuestos para poner en marcha sus propios negocios. 

La iniciativa cuenta con el impulso de la organización sin fines de lucro Friends of Puerto Rico, quienes en alianza con el Instituto Nueva Escuela se han encargado de adiestrar a más de 100 jóvenes de escuelas Montessori en Vieques, Aibonito, Barranquitas, Guaynabo y Toa Baja.

 Angelique Sina, presidenta y fundadora de Friends of Puerto Rico, organización con sede en Aguadilla, manifestó que “estamos felices de poder ver a este grupo de jóvenes creando sus empresas y utilizando productos locales para mejorar sus comunidades”. 

Dentro del grupo de empresas creadas por los niños y niñas, se encuentran diferentes conceptos de negocios innovadores como Nutratierra Viequense, para crear composta y vender huevos orgánicos; Bizcup, en donde confeccionan cupcakes veganos y orgánicos; Paradise Accesories, de prendas creadas con material reciclado; Guardacostas, negocio de diseño y venta artículos de decoración para el hogar con temática marítima para concienciar sobre la importancia de la conservación de nuestros océanos, entre otros. 

Otro de los modelos de negocio es el ideado por las jóvenes Nahir A. Santos, Valeria Bernardi y Kiomalise Rivera. Naturales de Aibonito, estas estudiantes de 7mo grado decidieron crear Kina Products, enfocado en la fabricación de jabones, hand sanitizers y champú para perros hechos de ingredientes naturales como aloe vera o café.

Kiomalise, una de las jóvenes, entró al programa por la “curiosidad de cómo se crean las empresas”. Por su parte, Nahir manifestó que “escogimos la idea por el COVID-19. Queremos ayudar a la comunidad a estar higienizados todo el tiempo”. En el mismo sentido, Valeria manifestó que “un 10% de las ganancias van a ser entregadas a médicos del Hospital Menonita, para que compren máscaras”. 

Durante el programa educativo, que cubrió desde agosto de 2019 hasta julio de 2020, los adolescentes contaron con la mentoría de empresarios puertorriqueños que ayudaron a los estudiantes con el manejo de sus empresas, permisología, finanzas, etc. 

Para la coordinadora del programa SEEDS, Marie Rodríguez, el resultado ha sido muy positivo. “Han logrado hacer sus empresas para salir de la dependencia y la pobreza, envolviendo incluso a sus familias”. Además, los jóvenes han desarrollado competencias de pensamiento crítico y ambiental con empresas basadas en el reciclaje o el uso de productos orgánicos. “Para nosotros la conciencia que han demostrado de respeto al medio ambiente es muy importante”, recalcó Rodríguez. 

Aunque la fundación tiene sede en Aguadilla, los pueblos impactados han sido de otras regiones del país. Sin embargo, en declaraciones de Rodríguez “queremos traer el programa al oeste. Una vez identifiquemos los fondos ya nos han hablado de posibles escuelas en Isabela, en Aguada o en Lajas”. 

La misión principal de Friends of Puerto Rico es crear una economía sustentable para Puerto Rico a través del emprendimiento, impactando a boricuas en la isla y en la diáspora. 

Para el sostenimiento de sus programas, Friends of Puerto Rico tiene a la venta un café propio, Café Ama, cosechado en San Sebastián del Pepino por el caficultor Emérito Ruperto, de café Coquí. Esta iniciativa permite con sus ganancias ofrecer programas de desarrollo empresarial para mujeres y niños. 

Impacto de las empresas comunitarias en Puerto Rico

Las empresas  o microempresas comunitarias en Puerto Rico promueven el desarrollo económico sustentable en comunidades de recursos escasos y moderados, y generan en el país en torno al 14% del empleo. 

Este tipo de negocio busca la mejora de los niveles socioeconómicos de los barrios mediante la creación de oportunidades de trabajo y estrategias de inversión comunitaria. 

Desde los años 70 iniciativas como los programas de acción comunal, la Oficina de las Comunidades Especiales o el Consorcio para el Desarrollo Económico Comunitario han trabajado para desarrollar estas empresas en Puerto Rico.

Marie Rodríguez, coordinadora de SEEDS, manifestó que el principal beneficio de un programa de este tipo es “sobre todo para las comunidades, porque es donde van a vender e impactar en su economía. Es un éxito”. 

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La tormenta Isaías deja varias lecciones sobre la isla

El paso de la tormenta Isaías dejó grandes lecciones y experiencias en muchos de los municipios del oeste de la isla. Los daños de este […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: