Jóvenes investigan qué hacer para ayudaR manglar de Camuy

El Municipio de Camuy desalojó la pasada semana a residentes de la zona de Peñón Brusi tras un incendio de gran magnitud en el mangle de esta playa. Jóvenes del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) se organizaron para ayudar a esta emergencia del manglar.
El fuego causó un daño ecológico ambiental significativo. Los Bomberos y personal de la Oficina de Manejo de Emergencias del municipio se movilizaron a la zona. Se trató de un área extensa de mangle cercana a la carretera PR-485 en Peñón Brusi.
Enseguida, jóvenes de la Juventud del PIP de Camuy, se contactaron con Para la Naturaleza y con el científico que lleva trabajando años, cercano al área del fuego en la finca Nolla, el Dr. Robert Mayer.
“Este fuego nos ha hecho un favor en términos de restauración ecológica. Tenemos un proyecto aprobado en colaboración con la Universidad de Wisconsin en Madison, para la restauración ecológica de ese manglar”, explicó Mayer a los jóvenes del PIP.
Los jóvenes estarán reuniéndose estas semanas con Mayer, quien también es director de vida marina en el Centro para la Conservación y la Restauración Ecológica de la Universidad de Puerto Rico. En esta reunión escucharán el plan de restauración de este humedal, para ofrecerse como voluntarios y ayudar a salvar el manglar.


Según nos explica uno de los integrantes jóvenes, Luis Velázquez, quien también estudia estos ecosistemas, el mangle se ha alterado desde hace décadas. Existe un pequeño canal hacia el mar, que no fue contraído naturalmente. Se cree que ese canal se realizó para secar áreas del mangle para la siembra de caña y más.
“Donde vemos un paisaje y pensamos que siempre ha estado así, porque toda la vida desde que nacimos lo hemos visto de esa manera, sin embargo, fue modificado durante muchas generaciones atrás. Se desconoce su estado natural por la población en general. S es así, posiblemente para la propia restauración de ese mangle, quizás se tenga que cerrar ese canal”, explicó Velázquez.
Durante la investigación de este joven, ha descubierto que el manglar se caracteriza por la presencia de manantiales naturales, por lo que es muy posible que ese canal, que da hacia el agua salada, esté secando el humedal.
“Se desconoce que tipo de humedal fue en el pasado, si fue uno palustre o uno estuarino. La eliminación de las dunas, que el Estado y municipio fueron responsables de esta desaparición en sus tiempos, imposibilitó a que el humedal se protegiera. Los esfuerzos para restaurar estas dunas en el área, no revertirá el humedal a su condición del pasado, porque la interacción marítimo terrestre es mucho mayor, lo que aumentará con el nivel del mar, manteniendo las condiciones geohidrológicas para el mantenimiento de un ecosistema manglar”, dijo el joven.
La Juventud del PIP (JPIP) se ha organizado en todos los municipios para atender las necesidad comunitarias, ambientales y sociales que puedan enfrentar una situación.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Líderes políticos buscan frenar la violencia de género en la isla

Los asesinatos de Keishla Rodríguez Ortiz y Andrea Ruiz Costas han puesto nuevamente el tema de la violencia de género en boca de todos. La […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: