Ingeniero de Mayagüez se hace sentir en la NASA

El sueño de muchos niños por descubrir nuevas fronteras y ser los pioneros en alcanzar lo inimaginable se hizo realidad para el Dr. Arturo J. Hernández Maldonado, catedrático del Departamento de Ingeniería Química del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM). El proyecto del profesor Hernández y su equipo busca purificar el aire que respiran los astronautas en la Estación Espacial Internacional. Hay muchos pasos y detalles que tienen que planificarse si se quiere, algún día no muy lejano, hacer algún viaje espacial de larga duración. Volver a pisar la luna y conquistar el planeta rojo son, por ahora, los sueños más cercanos. 

Esta tecnología boricua que ha llenado de optimismo a toda la comunidad científica es motivo de orgullo, no solo por el origen de uno de los líderes de este proyecto, sino porque este avance científico fue descubierto en los laboratorios del RUM. Este instrumento tecnológico está cerca de utilizarse como un prototipo luego de haber superado los requisitos que establece la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos (NASA). 

El proyecto del Dr. Hernández, es el único en Puerto Rico con contar con una subvención de 750 mil dólares a través del programa “Small Business Technology Transfer” (SBIR/STTR) de la NASA, con una categoría de Fase II. Ésto tiene sin duda su mérito, pues su nivel de presteza o prontitud ha trascendido seis fases en una escala de nueve pasos, lo cual lo coloca muy cerca de transferir una tecnología transformadora con un alto impacto en la sociedad. El equipo de trabajo de Hernández Maldonado ha estado conformado por estudiantes subgraduados y graduados. A lo largo del proyecto, ha recibido varias inyecciones económicas de la NASA, ascendentes a más de 1 millón de dólares. Como estímulo a su esfuerzo, también recibió la aprobación de 3 patentes en el 2017, 2018 y 2019 que le permitieron cubrir todas las bases que implica el material: su preparación, su composición y su uso. El catedrático aseguró que para llegar a este punto de la investigación ha tenido que bregar por más de 10 años junto a su equipo de estudiantes y expertos en el área. Una vez que se llega después de muchas fases y procesos a una conclusión exitosa, la “satisfacción es increíble. Al final del día, es sumamente agradable ver algo que se imaginó y pudo materializarse y trascender”, asegura Hernández. El premio a la constancia es sin duda una gran recompensa. En opinión del profesor Hernández, las distintas etapas por las que ha pasado el proyecto, así como las distintas subvenciones económicas que ha recibido, muestran el alto nivel de competitividad de las investigaciones que se realizan en la isla y en el RUM. El presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR) el Dr. Jorge Haddock, felicitó a Hernández Maldonado por su descubrimiento, así como por su compromiso con el desarrollo de la ciencia para Puerto Rico y el mundo. El ingeniero químico explicó que el absorbente que inventó, cumple con el desafío de purificar gases, o en este caso específico, filtrar dióxido de carbono en las cabinas de los astronautas, proveyendo una mayor pureza del aire que ellos respiran. En unión de la compañía TDA Research Inc, responsable del prototipo que alberga el material patentado, se creó un sistema que hará esa función en las estaciones espaciales durante sus misiones, particularmente en aquellas de largo plazo, de manera costo efectiva.  

El rector del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), el Dr. Agustín Rullán Toro, destacó la aportación de Hernández Maldonado a un proyecto al cual el científico le ha dedicado con entrega y constancia la última década. “Nos honra tener a catedráticos de prestigio y de la altura del doctor Hernández Maldonado, quien lleva a la práctica el verdadero significado de la docencia universitaria. Su carrera se ha destacado por su pasión de formar a los mejores profesionales en su salón de clases y laboratorios, y también por su misión de dejar un legado a través de sus investigaciones que redunden en un impacto para la humanidad”, puntualizó el rector. 

La historia de éxito de este catedrático mayagüezano es un vivo ejemplo de cómo la constancia es un ingrediente clave para alcanzar los sueños, aún en tiempos de pandemia.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Premios Juventud celebrando la música, cultura y héroes que nos rodean

Univision Puerto Rico transmitirá el muy esperado “Premios Juventud” (PJ) de Univision, como inicio a una nueva era, anunciando a los nominados de este año. […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: