Envejecientes ven “una luz de esperanza” para derrotar el COVID-19

Una de las mayores esperanzas de las personas de la tercera edad por presenciar el fin del virus del COVID-19 en Puerto Rico y en muchas partes del mundo pareciera estar a punto de hacerse realidad. La llegada a Puerto Rico de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y Moderna abre un compás de esperanza para muchas de las personas reportadas como las más vulnerables a contraer esta terrible enfermedad. En este grupo se encuentran los envejecientes ó personas de edad avanzada. Vacunar a la mayor parte de esta población no será tarea fácil. El plan del Departamento de Salud para lograr impartir el tan esperado antídoto a este grupo de personas plantea que a partir de enero se comience a proporcionar la vacuna en los asilos y centros de cuidado prolongado.
Claribel Torres, directora del centro de cuidado prolongado Marcia’s Assisted Living en Moca, aseguró que al menos hasta el día martes, 29 de diciembre no han recibido una fecha de cuándo comenzarán a aplicar la vacuna contra el COVID-19. Torres indicó que sí recibió comunicación del Departamento de Salud para verificar el número de residentes y personal de su centro e ir afinando los detalles de cara al proceso de vacunación que espera sea pronto. En estas facilidades, Torres especificó que cuentan entre empleados y residentes con casi 50 personas. De las personas de edad avanzada que residen en el lugar solo 1 ha decidido no ponerse la vacuna. La directora de este centro en Moca exhortó a la población a dejar atrás los temores, especulaciones e informarse bien acerca de la vacuna a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Aunque con incertidumbre, la vacuna contra el COVID-19 puede traer un rayo de esperanza para que las personas mayores que residen en los centros de cuidado prolongado como el de Moca puedan volver a recibir visitas y abrazar a sus familiares.
Juanita Aponte, presidenta de la Asociación de Dueños de Centros de Cuidado de Larga Duración expresó que es importante que se comience a aplicar la vacuna para evitar rebrotes del COVID-19 en este grupo de personas tan vulnerable. Aponte indicó que en la isla hay más de 34,000 residentes de estos centros, así como más de 18,000 trabajadores. De este grupo de residentes un 85% requiere por su condición de salud de un tutor ó representante legal (que en muchos casos es el familiar) para que autorice a que la persona que reside en estos centros de cuidado reciba la vacuna contra el COVID-19. Aponte expresó que ya se han comenzado a llenar los formularios para recibir la autorización de los representantes ó familiares al respecto e ir avanzando todos los pasos para comenzar la aplicación del tan esperado antídoto. La presidenta de la asociación indicó que son muy raros los casos de residentes ó trabajadores que hasta la fecha hayan manifestado no querer recibir la vacuna. Para las personas que tienen duda, señaló que el médico primario, que visita los diferentes centros de cuidado en la isla ha estado brindando explicaciones acerca de la seguridad de la vacuna. Aponte también exhortó a la población a estar educados ante el virus y las características de la vacuna. En relación a las personas alérgicas cuya condición podría convertirlas en candidatas a no recibir la vacuna contra el COVID-19, Aponte aseguró que aproximadamente un 2% de la población de envejecientes de la isla presenta esta condición y que para este grupo se están evaluando algunas alternativas que ya se informarán. Por lo pronto, indicó que ha tenido conocimiento que algunos centros de cuidado ya confirmaron que los días 8 y 9 de enero del año entrante comenzarán a aplicar la vacuna.
Al cierre de esta edición, en algunas égidas del oeste como la Ciudad del Retiro de Mayagüez, aún se desconocía cuándo se comenzará aplicar la vacuna del COVID-19 a los más de 130 residentes del lugar. SWWOSWCon la llegada del nuevo año vendrán muchas informaciones y procesos que se irán cumpliendo para lograr que muchas personas de la tercera edad puedan recibir la vacuna del COVID-19 y volver a recibir el abrazo que muchos extrañan en el alma.

La Sub Secretaria de Salud, la Dra. Iris Cardona explicó que Puerto Rico cuenta con más de 1,000 facilidades de cuido prolongado y al sumársele las égidas son 1,600. La funcionaria aseguró que cada una de estas facilidades van a ser visitadas y se van a vacunar a las personas que viven allí y a las personas que los cuidan. El gobierno ha indicado también que las cadenas de farmacias Walgreens y CVS serán las encargadas de visitar los diferentes centros de cuidado prolongado en la isla para vacunar a sus empleados y residentes.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

CRIM extiende por un año la Ley 6 de 2019

El Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) informó en días recientes de la extensión hasta el 31 de diciembre de 2021 de la Ley […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: