En espera competencias de fútbol

El fútbol lucha en la isla contra el COVID-19

El fútbol, uno de los deportes más populares del planeta, también ha sentido en Puerto Rico los estragos del coronavirus. Desde el 13 de marzo la Federación Puertorriqueña de fútbol (FPF) emitió una circular a todos sus clubes para anunciarles la suspensión de las prácticas y compromisos deportivos en la isla. La emoción del gol o de una gran “atajada” del portero, tuvieron que ponerse así en pausa debido a la pandemia. Los futbolistas y miembros del cuerpo técnico de los equipos que hacen vida en la isla, sufrieron como muchos otros deportistas la imposibilidad de volver rápidamente a las canchas y más cuando su disciplina deportiva es uno que requiere mucho contacto físico.
Desde que hace pocas semanas el gobierno flexibilizara la reapertura, la práctica del fútbol ha recibido “luz verde”, pero con tan solo 6 jugadores en la cancha. La inclusión de los otros 5 aún tendrá que esperar a que la situación por el COVID-19 mejore de tal forma que se permita tener el “once” completo en las prácticas.
María Inés Lugo, secretaria de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF), señaló que desde que el gobierno permitiera la práctica de actividades deportivas en la isla, la federación se ha encargado de que todos los equipos cumplan con las medidas de higiene y distanciamiento social requeridas para evitar el contagio. Lugo explicó que la FPF ha establecido sus propias fases de distanciamiento y prevención ante el COVID-19. Estas etapas se van a ir abriendo en la medida en que las autoridades del Departamento de Recreación y Deportes también amplíen las opciones para los deportistas inmersos en disciplinas que, como el caso del fútbol, son deportes de mucho contacto físico. Los 71 equipos de fútbol de la isla mantienen así un régimen de limpieza, hidratación y disciplina para mantener la salud al día a la vez que el estado de forma se lleva al tope ideal.
La Federación Puertorriqueña de fútbol informó hace pocos días que establecieron unas guías para que las vueltas a los entrenamientos puedan darse de forma segura en Puerto Rico. El documento de 16 páginas fue creado por un trabajo en conjunto de la Comisión Médica de la FPF y los profesores Maximiliano Torlacoff, Director de Desarrollo Técnico; Fabián Arce, Director de Competencias; y Andrés Mirabelli, Director de Selecciones Nacionales de la FPF. En el mismo, se detallan todas las medidas preventivas que se implementarán por seguridad de todos, el formato de entrenamiento tras meses de inactividad en cancha, los cuidados que tendrán que tomar los jugadores, padres y entrenadores, y más.
Estos protocolos anti COVID-19, han establecido que cada jugador deberá bajarse del vehículo que los traslade a la cancha con la vestimenta que va a utilizar en sus prácticas. Además, deberán portar consigo un “COVID-KIT” que constará de: botella de agua de 24oz a 36oz identificada con nombre y apellido, mascarilla quirúrgica y hand sanitizer con 70% alcohol. Además de estas medidas, la Federación expresó que algunos entrenamientos se harán en grupos, evitando a lo sumo el contacto físico entre los jugadores.
Lugo, asegura que aún no saben cuándo podrán volver a reanudar las competencias futbolísticas en la isla. Asevera, que en la medida que el gobierno amplíe los permisos para las prácticas deportivas, también la FPF podrá vislumbrar la reanudación de las competencias como algo sin tanta incertidumbre.
Uno de los principales desafíos para el crecimiento del fútbol en tiempos de COVID-19 es sin duda la actitud y la responsabilidad de los jugadores y de todas las personas involucradas con el mundo del “deporte rey” en la isla. Se pueden tener muchas medidas de control e higiene, pero hay momentos en el día en que las personas que practican este deporte se dirigen a otros sitios en donde quizás no guarden tanto distanciamiento social como se espera. Es allí donde la responsabilidad y la madurez deportiva deben estar presentes y tanto la Federación, cuerpo técnico y jugadores deben estar a la altura de las circunstancias y cumplir con las normas anti COVID en todo momento.
Algunos jugadores esperan volver cuanto antes a los entrenamientos y hay otro grupo, que como el resto de la sociedad prefiere esperar un poco y seguir viviendo los entrenamientos como si portaran una “tarjeta amarilla” a cuestas. La vida deportiva se baraja entre la prudencia, la incertidumbre y la esperanza de una vuelta a la normalidad que nadie prevé a ciencia cierta en el mundo del deporte cómo será.
Lugo expresó que el fútbol en la isla ha venido creciendo y que el mismo busca expandirse poco a poco en otras áreas como el oeste donde hay varios proyectos para expandir la presencia del mundo del fútbol. Hay muchos planes y sueños que con la ayuda de la FIFA y de las autoridades locales esperan materializarse para seguir brindándole “alas” a este deporte en la isla.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

LIDER POPULAR DEL OESTE EXIGE REAPERTURA DEL ZOOLOGICO

La dirigente del Partido Popular Democrático del distrito 19, Jocelyne M. Rodríguez Negrón pidió públicamente al gobierno central que ordene sin más dilación la reapertura […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: