El lado B de las normalizaciones, captación de personal de alta tecnología, High-tech con duplicación de ingresos y mucho más!!!

Por: Dr. Israel Rabinowicz – Desde Israel

Mucho se escribe y mucho más se fantasea sobre las nuevas relaciones entre Israel y los diferentes países del Golfo Pérsico, el próximo cambio de gobierno en los Estados Unidos hace que algunos replanteen sus tiempos, frente a ellos la balanza en donde sopesan si avanzar en tiempos de Trump, es decir en el poco tiempo que a éste aún le queda frente a la Casa Blanca o dejarlo para que políticamente lo capitalice el nuevo Presidente Biden.
De lo que no tengo duda alguna, es que los 50 días por delante serán muy movidos, muy activos en lo político y en lo militar, el Presidente Trump pretende dejar varias piedras fundamentales muy bien instaladas, Netanyahu es una de ellas, en las cuales poder apoyarse cuando lance su nueva candidatura para Presidente de los Estados Unidos para el 2024, la edad de Biden, y por ello su segura no reelección, le abre de par en par dicha posibilidad.
El asesinato del jefe del programa secreto nuclear iraní Moshen Fakhrizadeh, nadie oficialmente lo asumió, puede computarse como una de las tantas hipótesis, seguramente habrá varias otras para que cualquiera puede hacer volar su mente sobre el origen y manos detrás de ellos.
Pero la normalización de relaciones con los países del Golfo Pérsico, la proyección de negocios que algunos hacen girar en los US$ 20 mil millones anuales, impresionante, abre una zona inicialmente menos pensada y que mucho puede afectar a la economía y empresas israelíes, el de la mano de obra especializada en alta tecnología, en high tech.
Comentarios de muy buena fuente hacen proyectar en varios miles los potenciales candidatos a ser captados en Israel para trabajar en los países del Golfo, los números en dólares ofrecidos se multiplican entre dos y tres a los ingresos mensuales que actualmente perciben, las empresas comienzan a percibir que por delante graves problemas humanos y económicos.
Es un ambiente en donde el boca a boca es instantáneo, el saber retenerlos se convierte ahora en el gran problema de la economía israelí.
Y ello no se hace solamente con palabras.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La sangre nueva no traerá el cambio por sí sola

Por: Rubén A. Vélez Baiges – Estudiante de Ciencias Políticas La juventud es puesta en un pedestal como el colectivo que traerá el cambio. Luego […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: