El deporte vivió un 2020 totalmente diferente

La pandemia del COVID-19 marcó la historia de las principales noticias también en el ámbito deportivo. Los terribles efectos de la pandemia se hicieron sentir en las diferentes competencias y eventos programados para un 2020 totalmente atípico para jugadores y fanáticos. El hecho de que el Comité Olímpico Internacional decidiera, junto al país anfitrión, mover un año las olimpíadas de Tokio habla mucho de cómo la pandemia obligó a cambiar un evento que desde la segunda guerra mundial no sufría grandes cambios en el calendario.
Además del aplazamiento de las olimpíadas para el verano de 2021 en Tokio, otros grandes eventos deportivos también fueron reprogramados.
La Copa América de Fútbol que se iba a realizar este año en Colombia y Argentina, así como la Eurocopa de Fútbol fueron recalendarizados para los meses de junio y julio del 2021. Algunas ligas como la Liga de Fútbol Profesional en España y la Champions pudieron terminar los compromisos de la temporada 2019-2020 sin público. Sin embargo, no todas las competencias y ligas de diversas disciplinas pudieron seguir. La situación de la pandemia obligó a que muchos torneos fueran cancelados y las federaciones que tomaron esta decisión esperan en la mayoría de los casos por mejores noticias de la pandemia para volver a la acción en 2021.
La pandemia estuvo a punto de dejar sin grandes ligas a todos los fanáticos del béisbol en 2020 tras el fuerte avance del virus en Estados Unidos y las medidas establecidas por las autoridades para contener la epidemia. Luego de diversas negociaciones con los equipos para iniciar la temporada, finalmente la misma comenzaría en julio sin público en varios de los estadios de los equipos de la gran carpa. La ausencia de los fanáticos fue algo que puso en evidencia la gravedad de la pandemia e hizo sentir el deporte en las transmisiones televisivas de una forma diferente. Cumpliendo un límite específico y manteniendo el uso de la mascarilla, el público regresaría a los estadios para los partidos de la Serie de Conferencia de la Liga Nacional y la Serie Mundial a finales de octubre.
Las emociones de los récords y batazos en los estadios en estas instancias finales no podían dejar de tener testigos en las gradas.
En el baloncesto, a punto estuvo también la NBA de cancelar su temporada 2019-2020. Sin embargo, tras varias negociaciones y acuerdos finalmente los directivos de los equipos acordaron culminar los partidos de la temporada, así como el resto de la fase final del torneo en un complejo de Disney en Orlando, bajo la modalidad de una “burbuja”. El término, se refiere a la situación de aislamiento en la que se encuentran una o más personas en un determinado lugar en las que se les indican que deben realizar todas sus actividades dentro de ese recinto sin salir ni compartir con otras personas que no estén también en la “burbuja” con el fin de prevenir casos positivos de COVID-19 y el contagio entre los atletas.
De esta forma, los organizadores de la NBA diseñaron un plan que evitaba que los baloncelistas se desplazaran fuera del lugar del torneo hasta el día en que culminara la participación de su equipo en la competición.
La idea, que parece sacada de un guión de una película de suspenso, puso a prueba la capacidad de aislamiento de muchos jugadores, así como el sometimiento de los atletas a las distintas normas de salud e higiene para mantener el virus a raya.
El plan de la “burbuja” de la NBA fue adaptado y planificado en Puerto Rico para evitar cancelar la liga del Baloncesto Superior Nacional, un torneo que, como muchos otros, tuvo que ser suspendido en marzo a causa de la pandemia del COVID-19.
Ricardo Dalmau, presidente del BSN no se dio por vencido y la liga se reanudaría a comienzos de noviembre bajo este modelo en un hotel en Río Grande. De esta forma, los diez equipos de la liga del Baloncesto Superior Puertorriqueño se midieron entre sí para dirimir quién sería el campeón de un 2020 totalmente atípico para el deporte.
Los Vaqueros de Bayamón conquistarían su décimo quinto título y con la culminación del evento, los dirigentes de la Liga demostraron que el baloncesto no se rindió ante los efectos de la pandemia.
La suspensión de las actividades deportivas a causa del coronavirus se sintió en el fútbol puertorriqueño pues la liga fue suspendida y las jornadas de eliminatorias al mundial fueron reprogramadas para el mes de marzo. Sin embargo, las ayudas de la FIFA al crecimiento del deporte rey en la isla recibieron un fuerte impulso con el aporte de $1.5 millones, un fondo que los directivos de la Federación Puertorriqueña de Fútbol anunciaron para ser distribuidos entre los diversos clubes y programas de desarrollo futbolístico en el país.
El deporte en el 2020 como prácticamente todas las otras esferas de la vida ha estado cargado de altibajos e incertidumbres. Sin embargo, la tenacidad y la perseverancia de muchos han servido de esperanza para soñar con mejores tiempos para el deporte.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

GOBERNADORA FIRMA LEYES EN BENEFICIO DE LOS DERECHOS DE MUJERES Y CONTRA LA TRATA HUMANA

La gobernadora Wanda Vázquez Garced convirtió en ley tres proyectos de administración que sometió y fueron aprobadas en la pasada Sesión Legislativa sobre feminicidio, trata […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: