El caos creado por falta de planificación

Una falta de planificación y buena administración se evidenció el pasado domingo en el proceso de las elecciones primarias en la isla. El gran retraso que muchos centros de votación experimentaron para recibir las papeletas, produjo que este proceso se suspendiera hasta tanto se garantice que todos los centros puedan tener el material electoral y se le brinde las garantías al elector que pueda ejercer su voto. La pandemia por el COVID-19, no fue motivo para retrasar, un ejercicio democrático esperado por muchos. Por el contrario, el desorden y la falta de apego a un cronograma por parte de la Comisión Estatal de Elecciones, fueron algunos de los factores que contribuyeron a generar el caos vivido el 9 de agosto.
Roberto Iván Aponte Berríos, Comisionado del Partido Independentista Puertorriqueño, aseguró que el caos que se registró el domingo en muchos centros de votación era predecible y era una situación que ya lo habían estado advirtiendo semanas atrás. Para Aponte, lo acontecido el domingo en la isla con las primarias, demuestra la poca planificación que tenía el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones, Juan E. Dávila, al respecto de este importante proceso comicial y asegura que dicho funcionario, debe renunciar a su cargo.
Además, el comisionado del PIP, aseguró que el nuevo código electoral aplasta las minorías y fue una de las razones que llevaron a la mala planificación del proceso primarista. Aponte asevera que la incertidumbre que se vivió el domingo con la falta de papeletas y la posterior suspensión de este proceso, lacera profundamente la confianza de los votantes.
Para poder corregir todas las fallas que se presentaron el domingo, 9 de agosto en las primarias e intentar tener unas mejores elecciones generales en noviembre, Aponte indicó que preparó una serie de 19 recomendaciones que presentará a la CEE. Entre estas sugerencias se encuentra el hecho de cumplir con el calendario electoral, aprobar el Manual de Procedimiento para las Elecciones Generales, atender oportunamente a la prensa, realizar el proceso de certificación de los centros de votación, tener un plan para el voto adelantado, realizar 2 simulacros electorales, entre otras recomendaciones.

De todos estos puntos, llama la atención el hecho que no se realizara ningún simulacro electoral para las elecciones primarias y se basara el éxito en la “confianza” de que todo saldría bien.
La suspensión de las primarias en Puerto Rico tras las fallas de la distribución de muchas de las papeletas de votación, ha llenado de incertidumbre el proceso electoral en la isla. Algunos líderes políticos como la gobernadora Wanda Vázquez, se han expresado a favor de corregir las fallas y completar las votaciones lo más pronto posible, resguardando la validez de los votos que sí se pudieron emitir el día domingo, pero sin divulgar los resultados de los mismos, mientras que Pedro Pierluisi exigió que se cuenten los resultados de las personas que sí pudieron votar el domingo, 9 de agosto. Pierluisi aseguró, que aunque no está de acuerdo con que se haya suspendido la votación, se une al llamado para que la gente que no pudo votar el domingo, lo haga lo más pronto posible y la voluntad popular sea escuchada.
La gobernadora Wanda Vázquez, condenó a finales de la tarde de este domingo, el retraso en la entrega de las papeletas que provocó que muchas de las personas no pudieran ejercer su derecho al voto. Se supo de muchos centros de votación, donde eran las 3 de la tarde y las cajas con las papeletas no habían llegado. Aunque el material electoral hubiese llegado, por el horario se dificultaría garantizar las 8 horas para que los ciudadanos votaran. Según algunas fuentes, en más de 50 centros, el material electoral “brilló” por su ausencia.
El Presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Ernesto Dávila rechazó que las fallas que se presentaron hayan sido previsibles y descartó renunciar antes que el proceso primarista culmine.
La decisión de suspender las primarias en Puerto Rico es algo totalmente inédito. El hecho levantó malestar en todos los sectores. Thomas Rivera Schatz, presidente del Partido Nuevo Progresista y del Senado, defendió el hecho de posponer las votaciones para el domingo, 16 de agosto. Representantes de este partido, aseguraron que algunos centros de votación pudieron completar el proceso, por lo que esperan que el día que se continue el mismo, se abran esos colegios en donde no se pudo realizar el domingo, por falta del material.


Aníbal José Torres, presidente del Partido Popular Democrático anunció junto a los candidatos del PPD y otros miembros del partido, que le exigirán a la gobernadora y a la CEE, que se cuenten, validen y se divulguen inmediatamente los votos emitidos el día domingo en aquellos colegios en los que sí pudieron realizarse las votaciones. Además, le solicitarán a la gobernadora que derogue el Código Electoral y permita que el proceso electoral pueda realizarse el día jueves, 13 de agosto y que ese día debería ser anunciado como feriado.Al cierre de esta edición, el proceso comicial seguía suspendido hasta el día domingo, 16 de agosto en todos aquellos recintos que no pudieron realizar la jornada electoral como estaba prevista. Sin duda, son bastantes los puntos a corregir, empezando por algo tan fundamental como la distribución del material electoral. Si Puerto Rico quiere tener unas elecciones en noviembre dignas de confianza y transparencia, hay mucho que trabajar.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

ALCALDESA DE MOROVIS SOLICITA AL PRÓXIMO GOBERNADOR QUE DEROGUE EL CÓDIGO ELECTORAL

La alcaldesa de Morovis, Carmen Maldonado González asegura que el próximo Gobernador de Puerto Rico será popular y desde ya le solicitó que tan pronto […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: