Dilema por la vacunación obligatoria

Alcanzar la tan nombrada “inmunidad de grupo o rebaño” no ha sido fácil. Al aumento que se ha registrado de casos de COVID-19 en la isla producto de la variante Delta, el rechazo de muchas personas a recibir la vacunación contra el virus, ha hecho que las hospitalizaciones aumenten y el gobierno haya implantado a muchos sectores de la sociedad el tener que recibir la vacuna de forma obligatoria. Con el avance de esta medida en gran parte de las actividades económicas, turísticas, académicas y recreativas, entre otras, algunas personas se han planteado hasta qué punto la vacunación debería seguir teniendo carácter obligatorio. Ante el aumento de casos en la cifra de hospitalizaciones, así como en el número de casos de contagios positivos al virus, quienes rechazan el antídoto culpan en muchos casos a la vacuna, mientras que el gobierno asegura que 90% de las personas que están hospitalizadas no están vacunadas. Tanto el gobernador Pedro Pierluisi, como el secretario del Departamento de Salud, el Dr. Carlos Mellado, han sido claros en expresar que las personas pueden rechazar la vacuna ya sea por una condición de salud que apruebe un médico o por creencias religiosas.
Donald Milán, abogado con vasta experiencia, asegura que la controversia que se ha dado por la vacunación obligatoria en muchos sectores no es nada nuevo. Milán sostiene que tribunales de Estados Unidos y de Puerto Rico han establecido que imponer la vacunación no es ilegal mientras se respeten las razones médicas o las creencias religiosas. Este experto legal aseguró también que con esta medida no se está violentando ni los derechos civiles ni la constitución de los Estados Unidos o la de Puerto Rico. “Se está buscando el bien común”, indicó.
Este abogado expresó que por el momento, los tribunales de la isla tendrán que analizar cómo podrán operar los patronos con los empleados que presten servicios esenciales y que por razones médicas o religiosas no quieran vacunarse. Milán señaló también que, aunque está claro la importancia de la obligatoriedad de la vacunación para algunos sectores, todavía es incierto cómo podrán disfrutar de actividades recreativas o culturales las personas que no quieran vacunarse. Aquellos que no reciban el antídoto contra el virus no podrán asistir al Choliseo a determinado evento cultural o deportivo, por poner un ejemplo. Milán expresó también que algunas universidades están dando la alternativa a que aquellos estudiantes que prueben su decisión de no vacunarse puedan continuar sus estudios desde casa.
Interrogado acerca de las medidas legales que algunas personas que no quieren recibir la vacuna han realizado para anular el carácter de obligatoriedad que ha establecido el gobierno, Milán indicó que ya el Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico ha fallado a favor de la decisión gubernamental, pues se está buscando un bien común y no se están irrespetando los derechos civiles de los ciudadanos.
Milán aseguró que las resoluciones que en materia de la vacunación obligatoria ha tomado el gobierno hasta ahora han sido de carácter persuasivo y buscan que la gran mayoría de la población se vacune, algo que no es para nada inconstitucional.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

DRNA debe dar explicación sobre tala masiva ambiental en Vega Alta

Por: Pamela Hernández Cabiya “¡Más escombro, más dinero!”, así describe el ex alcalde de Vega Alta, Oscar “can” Santiago, la razón ante la tala masiva […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: