Cumplió 125 años nuestra bandera

Celeste, blanca y roja, así es la bandera puertorriqueña, la cual lleva 125 años ondeando en las aguas y tierra caribeña. La historia la hace nacer entre medio de guerras de lucha libertaria, a manos de hermanos boricuas que reunidos junto al Partido Revolucionario Cubano, se alzaba con una sola estrella en una avenida neoyorquina.
La pasada semana se conmemoró la primera aparición de la bandera de Puerto Rico, esto para la fecha del 22 de diciembre de 1895 en el Chinney Corner Hall de Nueva York. El diseño y creación de la bandera no está clara, pero se reconoce que un conjunto de personajes relacionados al nacionalismo puertorriqueño estuvo involucrado.
Algunos de ellos fueron el periodista y político, Antonio Vélez Alvarado, quien había sido exiliado en Nueva York y al haber reconocido que la isla no tenía bandera, se fijó en la de Cuba e invirtió los colores. Sin embargo, también se le atribuye al internacionalista arecibeño y poeta de la época, Francisco González ‘Pachín’ Marín, quien se dice que escribió desde Jamaica sugiriendo la idea de invertir los colores de la bandera cubana.
Según el Proyecto de Afirmación Puertorriqueña explica que de las actas de la reunión surge “Terreforte, uno de los supervivientes del grito de Lares que presentó la nueva bandera que es de la misma forma de la cubana, con la diferencia de haber sido invertidos los colores: franjas blancas y triángulo azul en vez de rojo, con la misma estrella blanca solitaria en el centro”.
Según la explicación en el siglo pasado acerca de lo que significa el diseño de la bandera es que los tres colores representan los ideales republicanos de libertad, igualdad y fraternidad proclamados en la Revolución Francesa, al igual que la bandera casi gemela de Cuba.
En el 1952, el Gobierno de Puerto Rico adoptó oficialmente la bandera. A pesar de las interpretaciones anteriores, el reglamento sobre uso de la Bandera del Estado Libre Asociado de Puerto Rico establece que la estrella es símbolo del ELA, y esta descansa sobre el triángulo que representa los tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. Mientras que las tres franjas rojas simbolizan la sangre que nutre esos poderes, y las dos líneas blancas representan la libertad del individuo y los derechos del hombre que mantienen en equilibrio los poderes.
Esta historia se escribe debido a que una alianza de cubanos y puertorriqueños el siglo pasado se unieron para luchar por la independencia de las dos Antillas mediante una estrategia conjunta. En la reunión de Nueva York se reunieron aproximadamente 59 puertorriqueños.
La bandera fue bordada por María Manuela “Mima” Besosa. La primera vez que fue adoptada la bandera puertorriqueña, fue en la Intentona de Yauco el 24 de marzo de 1897. También, el Partido Nacionalista la acogió como su emblema en las elecciones de 1932. La jayuyana, Blanca Canales proclamó la República de Puerto Rico en Jayuya en 1950 utilizando esta bandera y Lolita Lebrón la desplegó durante el ataque al Congreso en 1954. En los años 1916, 1922, 1927 y 1932 las cámaras legislativas trataron de oficializar la bandera sin éxito.
La monoestrellada aún ondea en los mares del Caribe, poco a poco regresa a su estado natural, el color celeste. Mientras pasa el tiempo, nuestra bandera se acerca más al color de nuestro cielo, de nuestra tierra antillana. Una historia de lucha, lleva en la memoria de unos pedazos de tela que se convierten en la biografía de un país que redescubre su identidad.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Presentan libro sobre las haciendas del triángulo noroeste de Puerto Rico

La historiadora aguadillana Haydee Reichard, presentó el pasado 22 de diciembre, a través de la plataforma virtual del Instituto de Cultura Puertorriqueña (IC P), el […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: