Cueva León en Arecibo se prepara para su reapertura

La Cueva Ventana en Arecibo no será la única atracción natural que reciba a los turistas en el noroeste de la isla. Bien cerca a las instalaciones de este reconocido espacio natural, la cueva León se prepara para reabrir sus instalaciones. La cueva, que debe su nombre gracias a unas tallas de cientos de años sobre piedra de un león, había estado cerrada al público por muchos años, especialmente después de los terribles efectos del huracán María. Además, para poder acceder a esta cueva, los más aventureros y expertos en la materia, tenían que acudir a la misma usando un sistema de cuerdas y rapel no apto para turistas inexpertos. Sin embargo, la cueva se prepara para reabrir a finales de verano este año con un nuevo sistema de tablado que fue construido precisamente para hacer posible su exploración sin la necesidad de usar cuerdas u otros sistemas de escalada aptos solo para expertos.
Durante un año, los encargados del proyecto construyeron un puente tablado a 700 pies de altura, el cual se cree es el más alto de la isla. Este paseo tablado bordea toda la montaña hasta llegar justo a la entrada de la cueva. La gran vista que puedes apreciar es sumamente hermosa desde su entrada al igual que la de su hermana mayor Cueva Ventana. Cientos de golondrinas hacen sus nidos en la entrada y es el hábitat de muchas especies.
Las pictografías que se encuentran en Cueva el León comprueban que los antepasados utilizaron este lugar por generaciones y que en el transcurso del tiempo sus paredes han sido mural para expresar el arte rupestre a lo largo de la historia. Uno de los más significativos es el dibujo de un león pintado en carbón vegetal de alrededor de 400 años por el cual la cueva obtiene su nombre. Al parecer esta pictografía le añade una conexión con una famosa leyenda, para hacerlo más interesante. La leyenda nos cuenta la historia de un esclavo cimarrón conocido como Carabalí que se escapa y se refugia en esta cueva, escondiéndose de los mayordomos y capataces de la hacienda que lo esclavizaron. Carabalí termina formando una escuadrilla con otros cimarrones que encuentra en su camino. Se cuenta que por muchos años las haciendas del área eran aterrorizadas por este grupo que tomó venganza contra los empleados más abusivos.
Los rumores históricos apuntan a que él mismo Carabali es quien hace esta pictografía debido a la nostalgia de estar lejos de su región de origen, África. El Departamento de Recreación y Recursos Naturales espera reabrir esta cueva a finales de verano. Está por verse, si con los aumentos en días recientes de las cifras por la pandemia del COVID-19, esta meta puede seguir manteniéndose en pie.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Ventajas y desventajas de las carreras cortas

Graduarse en un corto tiempo es el sueño de muchos estudiantes. Sin embargo, es importante que las personas que desean iniciar una carrera corta de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: