Crean en Mayagüez alacena comunitaria contra la inseguridad alimentaria

La crisis social y económica que azota al país ha provocado el surgimiento de proyectos que buscan aliviar la desigualdad y la pobreza entre los sectores más castigados. En Mayagüez, el último ejemplo de estas iniciativas populares es la bautizada Alacena Feminista, un proyecto solidario creado tras las tormentas Laura e Isaías, las cuales agravaron el hambre y la desprotección en medio de la pandemia.
La Alacena Feminista, según relata Aixamar Ramos, estudiante de Psicología y co-fundadora del proyecto, “surgió de la necesidad de proveer recursos a los residentes de Mayagüez y atender las fallas del Estado a la hora de anteder la emergencia.
Es un espacio comunitario donde cualquiera puede dejar lo que pueda y llevarse lo que necesite”. Junto a Ramos, el colectivo está compuesto por Gabriela Ortiz Laureano, Carlx Sepúlveda Lespier, Luis J. Ramos Chacón, Alicia Rivera Durán y Amanda Soto González, estudiantes universitarias y activistas feministas. “La Alacena se inspiró en otras como la de Luquillo o la de Santurce.


Era necesario replicar ese modelo en el oeste. Queremos que esta alacena se promueva en otros municipios”, expresó la joven estudiante colegial.
La Alacena Feminista de Mayagüez nació como un colectivo informal, llevando donaciones comunidad a comunidad, pero con el tiempo lograron registrarse como organización sin fines de lucro y obtener un espacio físico desde el que proveer ayuda comunitaria. Su proyecto está ubicado en los predios de la antigua mueblería Minguela, en la calle Pablo Casals, cerca de otros proyectos autogestionados comunitarios como el Taller Libertá o el Taller Lumpen. Actualmente, el espacio lo han convertido en un lugar donde la comunidad puede llevar sus donaciones, y las personas que lo necesiten coger alimentos, material de aseo personal, etc. “Preparamos el espacio, limpiamos, pusimos tablillas… Nuestros planes son quedarnos en el lugar para atender a las personas sin hogar. Antes que de nosotras, el proyecto es de la comunidad y para la comunidad.
Por eso queremos vincularlos al proyecto”, manifestó Ramos.
“Nos basamos en el apoyo mutuo y el intercambio solidario, y queremos fomentar la autogestión. Es una solución para tratar de erradicar la inseguridad alimentaria”.
El colectivo se define como un “espacio antiracista, transfeminista y decolonial, y por eso denunciamos al Estado en hacer poco accesibles los recursos al pueblo. Hay mucha población pobre y se ha criminalizado la pobreza, como si fuera su culpa.
Es una población marginada, y a pesar de que el gobierno tiene recursos, no llegan a estas comunidades”, denunció la joven feminista.
La gente puede donar directamente alimentos no perecederos o artículos de higiene a la Alacena, abierta 24/7 en el espacio de la calle Casals. También aceptan donaciones por ATH Móvil en el 939-349-0015. Para contactarlos, pueden hacerlo en las redes sociales: Alacena Feminista Mayaguez (Facebook), @AlacenaMayaguez (Twitter) o @Alacena FeministaMaya (Instagram).

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Finalizó la campaña con dos candidatos del oeste a la gobernación

Los comicios del pasado 3 de noviembre fueron unos atípicos en muchos sentidos. No solo por la gran polaridad del voto y la emergencia de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: