CONSECUENCIAS DE NO RECIBIR SUS TERAPIAS VIRTUALES DURANTE LA PANDEMIA

 Nellie Torres de Carella​​​​ – Patóloga del habla y lenguaje

Como es de conocimiento público, en Puerto Rico la cuarentena por la pandemia ha dejado desprovistos de terapias a miles de estudiantes de educación especial, quienes podrían no recibir servicios por el resto del semestre o hasta agosto si el coronavirus continúa como una amenaza, como se anticipa. ¿Cuáles serían las consecuencias?
Pérdida de destrezas. Los niños de educación especial son muy sensitivos a perder destrezas tras periodos prologados sin estímulos de aprendizaje. En algunos no es necesario un receso de varios meses, pues solo de dos a tres semanas es suficiente para que comiencen a perder dichas destrezas. La regresión o pérdida de ritmo de aprendizaje puede ser tal, que les tome meses volver al lugar en donde estaban cuando cesaron los servicios. Mientras más largo el receso, mayor es el riesgo. Esta realidad ocasionó que la ley federal que cobija los derechos de estos niños determinara que no pueden estar los meses de verano sin alguna ayuda, y se creó la alternativa del verano extendido. Esto les permite a estos estudiantes, continuar sus terapias durante al menos uno de los meses del verano.
Fracaso escolar. Las terapias son esenciales para el desempeño educativo de estos niños, por lo que detener las mismas los coloca en riesgo de fracasar en el grado, aunque estén recibiendo la educación de manera virtual.
Problemas de comunicación. La ausencia de terapias, como las del habla y lenguaje, afecta otras áreas del quehacer humano, como la capacidad de comunicarse adecuadamente, de comprender y retener. Una disminución en la destreza de comprensión, causará que no pueda entender lo que se le explique, por lo cual se tendrá que recurrir a técnicas diversas de enseñanza, prolongándose así aún más el tiempo que tome para comprender lo que se enseñe.
Problemas de conducta. Los problemas de conducta también pueden surgir por la dificultad para comunicarse efectivamente. En adición al cambio de su rutina y no poder salir del hogar, la dificultad para expresar lo que siente, por sus problemas del habla y lenguaje, crean “la tormenta perfecta”, para que presente problemas de conducta que hagan más complicada la vida de la familia durante una cuarentena. Las terapias a distancia son el instrumento idóneo en estos momentos para minimizar esas consecuencias.Estamos viviendo una nueva realidad mundial que demanda de nosotros flexibilidad, creatividad y más compromiso que nunca de aquellos que trabajamos estos niños y sus familias. Es importante que nuestros niños de educación especial que pueden beneficiarse de terapias portelepráctica, las comiencen sin dilación.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

CORONAVIRUS, LA OTRA MIRADA ,DIVORCIOS, SEPARACIONES Y MUCHOS HIJOS

Dr. Israel Rabinowicz – Desde Israel Lo único que debo agradecerle a la psicología, es que a través de ella conocí a mi esposa, de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: