Ausencia de celadores de línea se hace sentir en la isla

Las fallas e interrupciones del sistema eléctrico se han multiplicado en días recientes en diferentes partes de la isla. En Mayagüez la luz ha estado varios días brillando por su ausencia. Alrededor de 15 sectores de la Sultana del oeste han estado sintiendo la carencia del servicio eléctrico. La falta de mantenimiento y sobre todo la ausencia de celadores de línea ha hecho que los municipios tarden mucho más de lo estimado en reparar el servicio. Representantes de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), así como varios alcaldes, han indicado que LUMA Energy no cuenta con los trabajadores suficientes para poder atender las fallas que se presenten en la isla. En las redes sociales se ha podido ver cómo algunos municipios del oeste han estado dedicando personal a la poda y mantenimiento de la vegetación que pueda causar daños al tendido eléctrico con la llegada de un fenómeno atmosférico. Sin embargo, aunque la labor de prevención es importante, es notable la demora en el restablecimiento del servicio eléctrico, producto en su mayoría por la falta de celadores de línea con experiencia que puedan dar pronta respuesta a las problemáticas del sector.
Freddyson Martínez, vicepresidente de la UTIER, señala que el número ideal de celadores de línea que debería existir es de 1,500. Lamentablemente, según cifras aportadas por la propia LUMA, la cantidad de celadores no llega ni siquiera a los 500. De acuerdo a Martínez son muchos los factores que han incidido en que se agudice la crisis del sistema eléctrico en la isla. La falta de personal, así como el mal estado de muchos de los equipos son algunas de las grandes problemáticas que Martínez, asegura, son parte del problema eléctrico por el cual atraviesa la isla. “El manejo de la energía eléctrica debe estar a cargo de una corporación pública, que esté dotada con equipos modernos y sobre todo de gente con experiencia lista para dar una respuesta rápida cuando se presenten las fallas en los municipios”, asegura.
Este líder sindical informó que el día 12 de julio simpatizantes de la UTIER estuvieron realizando una marcha por las calles del pueblo de San Sebastián. Durante la actividad pudieron conversar con el alcalde de dicho pueblo, Javier Jiménez, quien les confirmó que LUMA Energy cuenta con poco personal pero que han estado dispuestos a atender todas las fallas que se presenten en la región. En Pepino, representantes de este municipio, aseguran que hay un acuerdo con LUMA para hacer trabajos de mantenimiento y darle solución a los problemas que se presenten. Por el momento, la brigada de Pepino Power Authority (PPA) sigue desactivada, dándole prioridad a la respuesta que los empleados de LUMA Energy den al respecto. De acuerdo a la página en Facebook del municipio de San Sebastián, el lunes 12 de julio se reportó una avería eléctrica que dejó sin el servicio a 2,658 clientes. Personal de LUMA estuvo trabajando para atender esta falla, pero la misma se ha repetido en varios sectores del municipio causando daños en electrodomésticos, alimentos y en otros servicios como la salud.
El vicepresidente de la UTIER, también indicó que LUMA no cuenta con personal suficiente para podar la vegetación y prevenir daños al sistema eléctrico. Martínez, indicó en este sentido, que LUMA cuenta con cerca de 200 podadores cuando en realidad debería tener entre 600 a 700. Por el momento, la nueva autoridad ha estado trabajando con compañías de poda sub contratadas, pero la cifra es incierta puesto que en las vistas en las que se le ha preguntado por este dato, Martínez asegura que LUMA no ha proporcionado esta información.
William Soto fue celador de línea 4 en Aguadilla por 25 años. Tras la entrada en vigor del contrato de LUMA, este experimentado celador fue transferido a una agencia de gobierno con un rol muy distinto a la actividad que ejerció con compromiso y profesionalismo por un cuarto de siglo. Soto asegura que lamentablemente se ha visto en la isla el resultado de privar a los ciudadanos de gente verdaderamente con experiencia que siempre estaba dispuesta a dar lo mejor por el buen estado del sistema eléctrico.
“Aunque enfrentamos muchas limitaciones, teníamos el conocimiento y la experiencia” recuerda con pesar este celador del área oeste. Su experiencia poniendo al día el sistema eléctrico tiene un largo historia de tormentas y huracanes con los que tuvo que lidiar. Soto señala que el adiestramiento para los celadores de línea es algo muy costoso, pero es algo que vale la pena y en lo que, a su juicio, lamentablemente no se ha estado invirtiendo. “Se le ha estado entregando mucho dinero a LUMA para sus equipos, pero no tengo dudas en afirmar que, si ese dinero se le hubiese dado a la AEE, estaríamos dando un mejor trabajo”, asegura.
Este periódico intentó comunicarse con representantes de LUMA Energy pero no fue posible.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La mascarilla mantiene su vigencia

La eliminación del toque de queda y de prácticamente todas las restricciones gubernamentales contra el COVID-19 trae sin duda muy buenas noticias a la isla.Sin […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: