Aumento del salario mínimo genera diversas reacciones

El anuncio del aumento del salario mínimo a $8,50 a partir de enero de 2022 ha generado diversas reacciones. Aunque muchos favorecen la medida, otros la ven con mucha cautela y señalan los pasos que debería tomar el gobierno para evitar que, en vez de beneficiar, perjudique al “bolsillo” de la ciudadanía. Elí Samuel Rivera Rivera, quien es Contador Público Autorizado (CPA) en San Sebastián, señala que el aumento es necesario, pero hay que ver el efecto que va a tener en las diferentes industrias. Rivera asegura que no se puede tratar igual a las industrias y a los servicios. Este profesional de la contabilidad recomienda que el posterior aumento de $9 planteado por el gobierno para realizarse 9 meses después del primer ajuste, se suspenda hasta evaluar el impacto que tenga en la economía el aumento inicial de $8,50. Rivera recalca que es importante que el aumento se aplique solo por industrias y recuerda que cuánto mayor sea la plantilla de una determinada empresa, mayor serán los efectos del aumento en las finanzas de la compañía. A pesar de la incertidumbre por los efectos que pueda causar esta nueva tarifa salarial para muchos, Rivera no duda en afirmar que “ya era hora” que se produjera esta modificación al salario mínimo de los puertorriqueños. Este experto financiero recomienda la prudencia como el principal “ingrediente” que deben tener las empresas para poder afrontar con éxito el nuevo ajuste salarial.
Enid Toro, es propietaria de la Floristería Marité en Mayagüez y fue presidenta de la Cámara de Comercio del Oeste, así como del Centro Unido de Detallistas (CUD) a nivel de la isla. Toro asegura que, aunque el aumento del salario mínimo es beneficioso para retener a los empleados, si se pretende llevar el salario en algún punto a $12 sin dar ningún tipo de subsidios o beneficios a las pequeñas y medianas empresas, más que un beneficio se crearán muchas condiciones para perjudicar a las pequeñas empresas. En su experiencia como empresaria en la industria de la floristería, Toro indicó que es muy difícil actualmente traer mercancía de afuera y la ley de Cabotaje está asfixiando los esfuerzos de los pequeños empresarios por poder salir adelante. “Adicional al costo del producto, el costo de los impuestos cada vez luce más cuesta arriba para ella y para muchos pequeños comerciantes de la isla”. Esta empresaria con amplia experiencia del mundo financiero en la región del oeste asegura que el gobierno debe realizar algún tipo de subsidio a las pequeñas empresas para poder paliar de alguna forma los efectos de tantos impuestos a las finanzas empresariales.
Toro señala que desde el CUD siempre han estado dando la batalla, abogando por bajar el costo de los fletes y haciendo todo lo posible porque las autoridades competentes logren derogar la ley de cabotaje, la cual a su juicio asfixia a las pequeñas y medianas empresas.
Esta conocida comerciante del oeste recuerda que los efectos de la pandemia del COVID-19 sobre el comercio han sido duros y aunque el gobierno les dio a los dueños de comercios algún incentivo para paliar las pérdidas de la pandemia, la misma no ha sido suficiente.
Aunque el COVID-19 parece que seguirá en el 2022, a menos de cuatro meses para que comience el nuevo año, muchos comerciantes hacen sus ajustes desde ya para afrontar el nuevo salario mínimo con muchas expectativas.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Reporta peculiaridad en criminalidad en Hatillo y Arecibo

Con o sin órden ejecutiva, los casos policiacos a atender no esperan y continúan sucediendo. Por eso, hemos realizado una investigación con estadísticas de la […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: