Así vivió el deporte mundial la última pandemia

La vida en tiempos de pandemia ha afectado el deporte como nunca lo habíamos imaginado. Desde la suspensión de varios de los torneos deportivos en Puerto Rico, hasta el aplazamiento de los Juegos Olímpicos para el 2021, el mundo deportivo se ha visto muy afectado a causa del COVID-19. La pandemia no ha sido la única que ha causado estragos en el deporte. Hace más de 100 años, un gran virus se hizo sentir en Estados Unidos, Europa y otras latitudes. La enfermedad, que fue conocida como “la gripe española” ocurrió durante la Primera Guerra Mundial. La gripe española, fue llamada así porque, España, que no se implicó en la I Guerra Mundial divulgó libremente informaciones sobre la epidemia que se censuraban en otros países. Esta pandemia de comienzos del siglo XX aprovechó los espacios reducidos y cerrados, así como los movimientos masivos de las tropas para coger impulso.
Se estima que alrededor de 500 millones de personas, o un tercio de la población mundial para entonces, se infectaron con este virus, y el número de muertes en todo el mundo se estimó en al menos 50 millones, de las cuales unas 675,000 ocurrieron en los Estados Unidos. La pandemia fue tan grave que, de 1917 a 1918, la expectativa de vida en los Estados Unidos disminuyó en alrededor de 12 años, a 36.6 años para los hombres y 42.2 años para las mujeres. El deporte, como hoy en día se vio bastante afectado.
En Estados Unidos, el béisbol ya existía desde mediados del siglo XIX. Con los efectos de la “gripe española” y la primera guerra mundial, algunos juegos, aunque no se suspendieron, se desarrollaron con mucha precaución. En este sentido, historiadores aseguran que durante los años de 1918 y 1919 era común observar a beisbolistas portar mascarillas en el terreno de juego. Nadie imaginaría entonces que una escena similar se repetiría en el 2020.
Aunque en 1918 no se celebraban los Juegos Olímpicos, el fútbol español, así como en otros países de Europa no era como lo es hoy en día. El impacto de la enfermedad se dejó notar en múltiples competiciones. En octubre de 1918 y con la epidemia de gripe en plena expansión, las anulaciones de partidos fueron habituales y los desplazamientos de equipos para disputar series de amistosos se hicieron cada vez más raras. Entre las competiciones más afectadas por la epidemia de gripe destacó el Campeonato de España de atletismo, programado para mediados de octubre de 1918 en Madrid. Se llevó a cabo, pero con una participación reducida de apenas unos 60 atletas y con algunas ausencias.
En Puerto Rico, muchos sintieron también los efectos de los viajeros que llegaban de tierras americanas y europeas infectados con la “gripe española”. La isla luchaba para entonces con las terribles enfermedades tropicales como el sarampión y la viruela y se estaba recuperando de los miles de muertos que el cólera había dejado en 1855. En 1906 se comenzó a dar forma a la práctica deportiva en Puerto Rico a través de la llegada de la “Playground and Recreation Association of America”. Este organismo tenía como meta principal promover el desarrollo de parques de juegos para niños en zonas rurales y urbanas en la isla. En este sentido se promovió la fundación de organizaciones deportivas, como la “National Association of Intercollegiate Athleticas”, entre otras. A comienzos del siglo XX, cuando en Puerto Rico el deporte apenas estaba tomando forma, un desastre natural vino a poner en pausa el crecimiento deportivo en la isla. El maremoto de 1918 se hizo sentir en Mayagüez y aún hoy, más de cien años después, es recordado como una de las catástrofes más fuertes de las que se tengan memoria.
Algunos deportes ya habían sido introducidos en la isla, como el baloncesto, que se cree tuvo sus orígenes en el país gracias a la influencia de un grupo de jóvenes cristianos americanos. Sin embargo, no fue sino hasta 1930 cuando se estableció de manera formal la Asociación Profesional de Baloncesto de Puerto Rico. El béisbol, aunque tuvo sus comienzos en la isla a finales del siglo XIX, no fue sino hasta 1938 cuando pudo recibir la formalización de este deporte. Fue así, como el 29 de junio de ese año se dio inicio a la Asociación de Béisbol Profesional de Puerto Rico. Desde entonces muchas han sido las historias deportivas que han llenado de hazañas, triunfos, reveses y memorias al deporte puertorriqueño.
En Puerto Rico, así como en muchas otras latitudes, la primera y la segunda guerra mundial impusieron una marca obligada en el desarrollo de los principales eventos deportivos. Aunque esto se notó más en ocasión de la segunda guerra mundial (el mundial de fútbol fue suspendido entre 1942 y 1950), también en la primera guerra numerosos eventos deportivos se vieron afectados por estos acontecimientos.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Iniciativa comunitaria en Rincón ofrece clases de skate gratis para niños

En el municipio de Rincón una fundación lleva desde el año 2011 trabajando para desarrollar el deporte del “skate” -o patineta- y dar oportunidades a […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: