Así será ir de compras a Mayagüez Mall

Mayagüez Mall recibió durante su primer día de reapertura, unas 6,000 personas que estuvieron repartidas en las cuatro entradas que mantuvo abiertas el centro. El tiempo de espera para entrar fue de aproximadamente una hora, sin mayores quejas de parte de los consumidores. Unos 88 establecimientos abrieron sus puertas tras dos meses y medio de cerrados, mientras 27 tiendas aún permanecen clausuradas, entre ellas JCPenney y Marshalls.

Por otro lado, las tiendas que mantuvieron largas filas dentro del espacio fueron Capri y Kids Foot Locker. Eduardo Villamil, propietario de Mayagüez Mall, expresó que el patrocinio fue el esperado y que todo trascurrió en orden con la cooperación adecuada de parte de los clientes y empleados.

Hasta el momento se han respetado las medidas implementadas por el centro y sus establecimientos para garantizar una experiencia de compra segura para los visitantes, evitando así aglomeraciones. También espera que el tráfico siga aumentando a medida que abran otras tiendas y continúe la promoción de reapertura.

El centro comercial se preparó adaptando procedimientos a una nueva normativa basada en el mantenimiento de la distancia de seguridad, medidas de higiene y un control de aforo de una persona por cada 100 pies cuadrados. Entre las nuevas las medidas se encuentran una limitación en las entradas, donde estarán ubicados personal de seguridad tomando la temperatura a los clientes, al mismo tiempo que controlan el aforo mediante un sistema de conteo inteligente. Dentro del centro, los consumidores tendrán a su disposición dispensadores de gel desinfectante y deberán seguir una ruta identificada por rótulos para mantener un sentido único de circulación. Las áreas comunes del comercio podrían acomodar hasta 1,000 personas, aun así, cuando se haya alcanzado el límite se estarán cerrando las puertas para mantener un volumen adecuado.

Asimismo, en la entrada de las tiendas hay un rotulo indicando el límite de personas que pueden estar dentro del establecimiento. El puesto tendrá desinfectantes de manos, una limpieza constantemente en sus zonas de mayor uso y en el suelo de algunos pasillos, como el de las filas, adhesivos indicando los seis pies de distancia. Mientras las tiendas anclas con dos entradas; mantendrán solo uno de sus accesos abiertos; entrada a través del interior del centro comercial o sus puertas exteriores. También, los restaurantes establecerán un límite en sus comedores y desinfectarán mesas y sillas constantemente. No obstante, las zonas comunes solo podrán utilizarse para pasar de un local a otro, por lo que aún no estará permitido permanecer en espacios recreativos. Las zonas de descanso como fuentes o sillas entre los pasillos estarán cerradas.

Sin duda, en medio de la extensión de la cuarentena la preocupación de los comerciantes aumentaba, sobre todo para los que tienen sus locales en arriendo. Villamil mencionó que el pago del alquiler por parte de los inquilinos fue trabajado individualmente, aunque se practicó un acomodo razonable con la mayoría de los arrendatarios. Aun así, alrededor de cinco tiendas han abandonado y cerrado sus espacios dentro del centro. De manera similar, los puestos ubicados en los pasillos estarán cerrados hasta el 1 de julio cuando se espera que los consumidores se hayan adaptado a las nuevas directrices. “Los afectados mayormente han sido los inquilinos, eran los que más nos preocupaban durante el cierre; además de nuestro futuro, en el que esperamos volver pronto a la normalidad. Hay muchas consecuencias como las pérdidas de empleo por la reducción del personal, dueños de negocio que tienen que luchar para mantenerse abiertos. Así como pequeños comerciantes que tenían problemas antes de la pandemia, con los huracanes y sismos, y esto se les presenta como otro obstáculo para sobrellevar; es una situación bien preocupante” añadió.

Por otro lado, el personal de seguridad ha sido triplicado, esto para velar por el cumplimiento de las medidas de distanciamiento y orden en las tiendas. La prioridad será controlar el volumen de personas y ofrecer seguridad al momento de volver a realizar compras en estos establecimientos.

“El factor humano es muy importante, pero para tener un control necesitamos la cooperación de las personas. La prioridad está siendo que el cliente se sienta cómodo y seguro. Pero también las instrucciones a seguridad son que donde vean que no se están cumpliendo las normas, notificar de inmediato; se estará cerrando cualquier establecimiento que no cumpla las reglas” sentenció el también vicepresidente de Empresas Villamil.

Entre las iniciativas para atraer a los consumidores a Mayagüez Mall se encuentra unincentivo para hacer las compras del Día de los Padres a través de un concurso en las redes sociales. La idea es sortear tres tarjetas de débito valoradas en $100 cada una, además los ganadores tendrían el privilegio de tener acceso al centro, una hora antes de comenzar a operar.

También a raíz de una encuesta realizada durante el confinamiento, se preparan para ofrecer la tarjeta “La West Card” para beneficios y descuentos en tiendas participantes.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

VUELTA AL TRABAJO

VÍCTOR CORCOBA HERRERO – DESDE ESPAÑA Hay que perseverar para poder salir de este momento de crisis mundial, quizás cuestionando los modelos económicos existentes, buscando […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: