Arecibo celebra el 319 aniversario de la victoria sobre los ingleses

Arecibo es conocida como la Villa del Capitán Correa, un cognomento que tiene su origen en la figura del victorioso militar criollo que logró derrotar a los ingleses en 1702.
Desde entonces, la ciudad atlántica honra al insigne Capitán por tan importante gesta, a pesar de que Correa en realidad ostentaba el cargo de ‘teniente a guerra’, un equivalente en la época colonial a lo que hoy en día sería un alcalde.
La figura de Antonio de los Reyes Rodríguez y Correa -su verdadero nombre- ha sido recordado como el principal héroe que expulsó, junto a 30 hombres de la milicia urbana, sin formación militar, a toda la flota inglesa que asedió la costa de San Felipe de Arecibo, como parte de la Guerra de Sucesión que enfrentaba a las potencias coloniales europeas.
En total la batalla se cobró la vida de 40 soldados ingleses, incluido su capitán, y provocó la retirada de los dos barcos que habían fondeado en la bahía, frente al Río Grande de Arecibo, que en aquel entonces recibía el nombre de río Abacoa.
Por eso, coincidiendo con el 319 aniversario de esa histórica efeméride, el Municipio de Arecibo hizo un llamado a todos los arecibeños a recordar la gesta que permitió a Correa recibir, de parte del Rey Felipe V, el ascenso a Capitán de Infantería del Ejército español por sus méritos en el combate.
“Conmemoramos los 319 años de aquel hecho histórico que nos definió como pueblo. Fue mala decisión de los ingleses de tratar de plantar bandera en Arecibo”, aseguró José Luis ‘Chely’ González, director de la Oficina de Turismo.
Según recordó González, la Ley número 29 del 8 de enero de 2004, declara el día 5 de agosto como el Día del Capitán Correa.
“Transcurridos más de 300 años del evento, es importante que las nuevas generaciones sepan porqué se nos llama ‘La Villa del Capitán Correa’”.
Por tal motivo, la oficina que dirige González Segarra organizó una gira turística con 252 visitantes de todo el país, que se dieron cita en el coliseo Manuel Petaca Iguina, donde fueron recibidos por funcionarios de la Oficina de Turismo.
“Los turistas iban a otros puntos de la isla, pero hicieron una parada en Arecibo. Tenemos una ruta de 22 puntos de interés en el casco urbano”, expresó el director de Turismo.
A pesar de la importancia de la fecha, esta fue la única actividad que el municipio realizó para conmemorar la gesta militar.

En abandono el patrimonio histórico de Arecibo

Al momento de la invasión inglesa, Arecibo no contaba con estructuras fortificadas que defendieran el pueblo. Por eso, a partir de ese ataque, la Corona empezó a construir edificaciones militares para proteger la costa de Puerto Rico.
Desde entonces, Arecibo atesora un importante legado de la historia militar de Puerto Rico y de la España colonial, y que actualmente está en completo abandono.
El antiguo fortín de San Miguel, construido por la administración española en 1770 bajo la gobernación de Miguel de la Torre para evitar intentos de invasiones como la de 1702, hoy en día está en ruinas.
Junto al fortín, también están los restos del conocido como Polvorín. Esta estructura fue restaurada en 1959 gracias al trabajo del Club Cívico de Damas, y en 1977 el Instituto de Cultura Puertorriqueña lo declaró monumento histórico.
En 2018, el representante José “Memo” González, presentó la Resolución de la Cámara 406, con el fin de establecer un plan para la conservación de las ruinas históricas del fortín, incluido el Polvorín. El proyecto buscaba involucrar al Instituto de Cultura Puertorriqueña para desarrollar dicho plan.
Desde entonces, y sin que el proyecto lograra sus objetivos, los restos arqueológicos esperan ser atendidos para convertir el espacio en un museo al aire libre o en otro tipo de espacio cultural.
Según declaraciones del director de la Oficina de Turismo, “eso es patrimonio de los arecibeños, hay que rescatarlo. Yo te diría que es el único lugar que tiene una garita, además de San Juan”.
El problema, sin embargo, es que el predio en el que se ubica la ruina histórica tiene un dueño, por lo que rescatarlo requiere de la compra del lote completo.
Javier Biaggi, ex-candidato a la alcaldía de Arecibo y miembro de la Corporación para el Desarrollo de la Historia Arecibeña, informó que “el fortín de San Miguel era una batería para 8 cañones. Lo que hoy en día se conoce como el Polvorín, que era un lugar de vigilancia, es propiedad privada, tiene que mediar una expropiación primero”.
Como parte de las acciones para el rescate de este espacio patrimonial, Biaggi informó que “nosotros logramos, junto al arquitecto Jorge Rigau y un grupo de sus estudiantes, hacer un plano para darle uso como un museo militar y desarrollarlo por el bien de la cultura arecibeña. Pero primero hace falta la expropiación, para luego buscar el dinero”.

Polémica ante el desarrollo del proyecto de la estatua de Colón

Al tiempo que el patrimonio edificado languidece en Arecibo, los predios de la estatua de Cristóbal Colón en el barrio Islote siguen buscando la manera de ser desarrollados para convertir la zona en un atractivo turístico.
Desde la Oficina de Turismo informaron que el proyecto actualmente está en manos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.
A pesar de ello, y a la espera de que el parque se pueda completar tal y como está proyectado, el director de Turismo mostró su optimismo con lo logrado hasta el momento.
“Aquello ha revolucionado los negocios. Ahora mismo tenemos 100 alojamientos Airbnb, con habitaciones que se alquilan a no menos de 200 dólares. Además, hay unos 112 negocios. Todo ello genera 2,000 empleos indirectos en estos momentos”, aseguró González.
No obstante, esta sobreexplotación del área convierte la zona en un área extremadamente peligrosa bajo las infraestructuras actuales.
“Ese tramo, que antes se tardaba en recorrer 15 minutos, ahora se tarda 2 horas. Hay que hacer un proyecto de ensanchar la 681. Si no, de haber una emergencia, la persona puede fallecer. Y Dios no lo quiera, pero si pasa un terremoto o un tsunami, ahora mismo es sumamente peligroso, en un fin de semana puede haber miles de muertos. Es una realidad que la zona está sobre visitada”.
Por su parte, Javier Biaggi, ex-aspirante al poder municipal por la insignia del PIP, expresó su preocupación sobre este particular, que afecta al entorno del Caño Tiburones y la Cueva del Indio.
“Desde hace 20 años los políticos de Arecibo vienen anunciando que van a mejorar la carretera 681. Ahora salió también el tema del corredor para conectar con la carretera 2. Dicen que ya les aprobaron 30 millones para un estudio de viabilidad, cuando en 2015 el Cuerpo de Ingenieros dijo que no endosaban el puente por encima del Caño Tiburones. Gastar dinero para algo que no tiene el aval del Cuerpo de Ingenieros es tirar el dinero”.
Sobre la seguridad en la zona aledaña a la controversial estatua de Colón, Biaggi indicó que “ha habido balaceras, situaciones de ‘furia vial’, la paz en la 681 es un desastre. En la misma carretera la gente se para a retratar. Hay un riesgo de seguridad pública, y lo están ignorando”.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Cineasta mayagüezano estrena documental sobre las luchas contra la Junta de Control Fiscal

El cineasta mayagüezano Juan Carlos Dávila estrenará en el mes de septiembre su más reciente documental, ‘Simulacros de liberación’, un trabajo que registra experiencias de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: