Añasco celebra sus 247 años lleno de historia y desafíos

El pueblo de Añasco, conocido como la “cuna de la puertorriqueñidad”, “la ciudad del hojaldre” “el pueblo de los morcilleros” entre otros nombres, celebró el 18 de octubre su 247 aniversario. Este hermoso pueblo del oeste de la isla tiene mucha historia que contar. Amparado bajo la protección de Dios, Añasco está localizado en los valles de la costa oeste de la isla, bordeado por el río grande de Añasco. Sus límites territoriales están demarcados por los municipios de Rincón, Aguada y Moca hacia el norte, por Mayagüez al sur, San Sebastián y Las Marías al este y con el Canal de la Mona al oeste.
Sus tierras son mayormente llanas, pero goza de algunas elevaciones. Su territorio lo recorre la cadena de montañas de San Francisco, Gordo y Pinchón. Además, posee una región pantanosa y unas hermosas playas. Por su zona corren los ríos Grande de Añasco, Cañas, Casey, Dagüey, Hondo y Humatas. Asimismo, tiene varias quebradas como La Balsa, Caguabo, Cerro Gordo, Cercada, Chiquita, Grande, Icacos, Justo, Las Piedras y Del Muerto. En su costa se presentan la Bahía de Añasco y la Punta Cadena. La agricultura solo ocupa un tercer o cuarto renglón de la economía ya que gran parte de los terrenos cultivables se utilizaron para industrias, comercios, edificios públicos y urbanizaciones. En el lugar se mantienen cultivos de plátanos, guineos y otros frutos menores. También, en esta región abunda el mangó del cual se produce una pasta dulce muy famosa en este municipio. Por otro lado, Añasco fue muy famoso por su chicharrón, mérito que legó al pueblo de Bayamón.
El municipio de Añasco tiene una superficie de 92 kilómetros cuadrados ó 40 millas cuadradas. De acuerdo al censo de 2010 este municipio cuenta con un promedio de 29,261 habitantes.
La ciudad de Añasco fue fundada en el año 1733, por Don Luis de Añasco, a quien Juan Ponce de León envió para sofocar el levantamiento de los indios dirigidos por el Cacique Chayoán. La revuelta surgió luego de que el cacique ordenó ahogar a Diego Salcedo en el Río Grande de Añasco, comprobando que los españoles no eran dioses y sí mortales. De ahí surge el cognomento “Donde los Dioses Mueren”. Luis de Añasco, fue vecino del partido de San Germán, y propietario de la hacienda en cuyo territorio se fundó, en el año 1733 el pueblo de Añasco por iniciativa del rico hacendado don José de Santiago. Esta propiedad estaba situada en las márgenes del río “Guaorabo”, hoy conocido como Río de Añasco.
Desde el año 2009, Jorge Estévez es el alcalde de Añasco. Este municipio cuenta con los siguientes barrios: Añasco Pueblo, Añasco Abajo, Añasco Arriba, Caguabo, Casey Arriba, Caracol, Carreras, Cerro Gordo, Cidra, Corcóvada, Daguey, Espino, Hatillo, Humatos, Marías, Ovejas, Piñales, Playa, Quebrada Larga, Río Abajo y Villa Locura.
Algunos de los lugares de interés en Añasco son: Autódromo o Pista de Añasco, Balneario Tres Hermanos, Caño La Puente, Centro Vacacional Villas de Añasco, Hacienda La Eugenia, Hacienda Libertad, Iglesia San Antonio, Mirador de la Bahía, Parque Nacional Tres Hermanos, Parque Sueño de los Niños, Playa Añasco, Plaza de recreo José Adolfo Pesante, Plaza del Soldado, Petroglifo de Urayoán, Puente Salcedo, Río Grande de Añasco, Salto de la Encantada, Villa Pesquera, entre otros.
Durante el huracán María, el municipio de Añasco fue uno de los más afectados por este terrible fenómeno atmosférico. Según reportes de las autoridades, tras el fenómeno unas 1,300 familias en Añasco perdieron sus techos y unas 4,000 viviendas resultaron con daños. La comunidad La Playa resultó ser una de las más afectadas, con el 96% de las residencias bajo agua, rodeadas por basura y cadáveres de animales.
Tras 3 años del paso de este fenómeno, se ha avanzado en algunos proyectos de recuperación. Sin embargo, a menos de 2 semanas para las elecciones generales de noviembre, es necesario que las autoridades que resulten electas para dirigir los destinos de este histórico municipio, se organicen para velar por los mejores intereses de este rincón lleno de historia y tradición. En el lugar, se está gestando el proyecto FIFA Forward, el cual espera fortalecer la pasión por el fútbol en el municipio y toda la región oeste. Para poder ayudar a que Añasco recupere al menos una parte del potencial de otros tiempos, es necesario que haya un trabajo mancomunado para brindar soluciones a los añasqueños no solo en el ámbito deportivo, sino en lo económico, social, turístico y cultural. Aunque la pandemia del COVID-19 ha puesto un freno enorme a la economía en la isla, una vez que la situación por el virus pueda tener un control de una u otra forma, será vital “inyectar” esa dosis de trabajo y vida que la ciudad de Añasco tanto se merece.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Grito musical en contra de la violencia a la mujer

En momentos en que se desata una ola de violencia que ha resultado en una alta incidencia de asesinatos de mujeres en Puerto Rico, la […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: