La corrupción reciclada

Por: Claudio Rául Cruz Núñez

El tono burlesco de este sainete gubernamental que se llama LUMA es digno de alabanza, pero no en la Torre de Ciales. Salen y entran personajes, otros renuncian y desaparecen del foco público. En su gran mayoría marcados por actos oscuros o cuestionables. El gobernador, con esa flema de abogado corporativo, dice que los nombramientos son justos y necesarios. Ya van cuatro aumentos y los documentos que se le requirió a LUMA no los entrega. Vuelve a aparecer ONDEO en la memoria de los memoriosos. Esa misma fue la que empaquetó y arrancó para la península ibérica; cuando se le descubrió el asalto a nuestro pueblo. Hay que tener buena retentiva decía mi madre. Ese reciclaje de funcionarios tiene dos interpretaciones: el gobierno de Pierluisi, que en esencia es corrupto, se le acabaron los candidatos decentes; o que la descomposición política llegó al cenit de las heces.
La pandemia le viene de maravilla a este gobierno. Es más fácil colar un mediocre corrupto cuando la gente está aturdida dentro de una vorágine del COVID. La relojería de este sistema colonialista es de alto perfil. Superaron la salida del niñato Ricardo y lograron superar la escorrentía de las elecciones pasadas. Y los sobrevivientes, de ambos partidos dominantes, están presentes y reinando en la Casa de las Leyes. Hay como un tipo de modorra precoz, en la nueva fuerza política, que no permite que arranque. No gritan, no dinamitan la palabra dentro del hemiciclo. La voz de la senadora Mariana Nogales Molinelli retumbó, pero habría que resolver ciertas áreas grises y éticas en suspenso. Empezaron a vestirse y hablar como los viejos truqueros de nuestra historia política. Se quitaron las bandanas, engordaron, midieron las palabras, en fin, el cielo de aquella gran muchedumbre del 2019 se hizo caculo. Ya sabemos que no son una nueva fuerza homogénea. Entendemos que la visión fundamentalista está presente, pero hace falta algo de poesía subversiva. Algo que descomponga ese teatro de vividores. Mientras en muchos países de América Latina el pueblo está en la calle a fuego y a muerte, en Puerto Rico la falta de imaginación es ensordecedora. Solamente funcionamos en momentos coyunturales, pero una agenda profunda sin fecha de caducidad, no existe. Sacamos a Ricardillo y la noche era ancha y gorda como luciérnaga molesta; pero la euforia de aquella luna amarillenta nos adormeció. “Somos más y no tenemos miedo” se oía como un eco lejano, bien lejano….

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Añasco celebra sus 288 años con mucha historia que contar

Si la máquina del tiempo existiera y pudiéramos viajar al pasado, uno de los pueblos de Puerto Rico en el que pudiéramos encontrar mucha información […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: