Finalizó la campaña con dos candidatos del oeste a la gobernación

Los comicios del pasado 3 de noviembre fueron unos atípicos en muchos sentidos. No solo por la gran polaridad del voto y la emergencia de nuevos movimientos, sino por el origen diverso de los candidatos.
Por primera vez en mucho tiempo, el área oeste contaba con dos candidatos cuyo nacimiento o vinculación profesional se situaban en los municipios del distrito de Mayagüez-Aguadilla.
Eliezer Molina, de San Sebastián, y Carlos Delgado, de Isabela, representaron en sus respectivas candidaturas el sentir de la región y su experiencia como agricultor, el primero, y alcalde, el segundo.
Salvo contadas ocasiones, como las de Roberto Sánchez Vilella, quien llegó a ser gobernador, o la de Juan Mari Bras, del Partido Socialista Puertorriqueño, ambos mayagüezanos, la zona occidental del país no había logrado colocar candidatos en primera línea del juego político.
Por eso, la expectación entre el electorado era alta, especialmente con Carlos Delgado, candidato que podía disputar con opciones el puesto de gobernador.
Aunque su gestión política en el último cuatrienio le había granjeado muchas críticas tanto dentro como fuera de su partido, Delgado Altieri gozaba de una buena reputación por su trabajo como regidor municipal.
Y fue ese capital político acumulado como alcalde el que le permitió en las primarias derrotar a Carmen Yulín y Eduardo Bathia, dos pesos pesados del partido castigados por su mala gestión municipal, en el caso de la primera, y sus vínculos con cabilderos, en el caso del segundo.
El oeste siempre reclama atención y exige igualdad de trato respecto a la asignación de fondos y servicios que acapara el área de San Juan y municipios limítrofes. Por eso, Delgado Altieri tuvo entre sus reclamos de campaña continuar la conexión de Hatillo a Mayagüez, impulsar la celebración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2022 en la ciudad de Mayagüez, potenciar el aeropuerto de Aguadilla o que la Policía de Puerto Rico dotará con investigadores forenses a su personal de Aguadilla e Isabela, donde muchas veces no se atienden las escenas criminales.
En palabras del propio candidato “como alcalde de Isabela, conozco mejor que muchos, los defectos de la centralización de los servicios en el gobierno estatal, pero a su vez, las virtudes de la descentralización y la municipalización de los servicios”.
Ese apego a la región se sintió el día de las elecciones. En la Escuela Superior Francisco Mendoza, centro de votación en el barrio Pueblo de Isabela, muchos comentarios a pie de urna eran de apoyo al candidato popular, aunque no todo el mundo manifestaba su simpatía por el candidato local.
Hilda Juarbe, electora isabelina, manifestó a Periódico Visión que “Charlie modernizó Isabela, y ahora trae una segunda transformación para Puerto Rico”.
Por su parte, Gisela Valentín, vecina del municipio, expresó que es menos malo que los PNP, pero aunque lo que haya hecho en Isabela parezca mejor que otros pueblos, no creo que sea suficiente

Lo que quedó claro durante la campaña y la jornada de votaciones es que el oeste reclama más atención política, y que agradece que entre las opciones a escoger haya compueblanos que conozcan la realidad regional.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Retos y oportunidades para el próximo cuatrienio

Al cierre de esta edición todavía no se había anunciado un ganador. Sin embargo,aunque el resultado sea amplio ó estrecho, hay algo que no cambiará […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: