Vida nocturna de Mayagüez afecta a residentes

Por Gladys Guerra Arcelay

A pesar de que la situación de seguridad en el casco urbano de Mayagüez ya parece haber vuelto a la normalidad, vecinos que habitan en el área han manifestado al Periódico Visión ciertas inquietudes con respecto a lo que sucede una vez se activa la ordenanza municipal. La misma se aprobó por la legislatura del municipio para que las personas pudieran disfrutar de la vida nocturna de la ciudad de una manera ordenada.

La misma dispone que a las 2:00am todos los negocios deben cerrar y las personas ya no pueden quedarse en la calle.
No obstante, según el ex catedrático del Recinto Universitario de Mayagüez y residente en el casco urbano de la ciudad, Salvador Salas; la imposición de esta ordenanza ha traído problemas no previstos.

Explicó que él no tiene problema con la ordenanza, ya que entiende que las personas tienen derecho a ganarse la vida justamente.

Pero, recomienda que se le hagan cambios a la misma para asegurar la sana convivencia entre los residentes del pueblo y las personas que salen a disfrutar en estos negocios por las noches.
La situación es que luego de que los negocios cierran a la hora estipulada, las personas se quedan en las calles, entiéndase desde las 2:00 de la mañana en adelante. A estas horas no solo se propagan las actividades criminales, sino que se producen todo tipo de conductas que hacen difícil el descanso o simplemente la permanencia de los residentes bona fide del pueblo.

Salas, así como otros residentes que no quisieron identificarse, indican que algunas de las personas que van a divertirse no tienen ningún tipo de consideración ni respeto por las reglas sociales, por decirlo de alguna manera. Los residentes del pueblo de miércoles a domingo por la madrugada soportan interrupciones en el tráfico, lo que les impide salir libremente de sus casas en sus vehículos si tienen alguna emergencia. Además, al mirar las ceras en la mañana siguiente se encuentran con que las personas las utilizaron indiscriminadamente para hacer sus necesidades, para tener relaciones sexuales o para el uso de drogas y encuentran en la calle parafernalia relacionada.

Según el profesor retirado, esta situación no solo afecta la calidad de vida de los residentes del pueblo, también representa problemas económicos para otro tipo de comerciantes, como dueños de hospedaje, ya que se les hace difícil rentar apartamentos cerca de donde se encuentran estos negocios.

Salas reiteró que su queja no es contra los dueños de negocios, puesto que ellos están siguiendo lo que dice la ley. Lo que sugiere es que se le hagan unos cambios a la ordenanza municipal entre los que se encuentran que los negocios cierren más temprano, a la media noche, y que obliguen a la gente a quedarse dentro de los locales para que no se interrumpa el tránsito en las calles de la ciudad por si ocurre una emergencia.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.