Urgen a atender salud de confinados

Por Gladys Guerra Arcelay

El senador Carlos Rodríguez Mateo inquirió formalmente al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) que explique y mejore cómo se está utilizando en el sistema carcelario el presupuesto de $100,000,000 para atender la salud de los 10,000 confinados que hay en el país. Pues, a pesar que se invierten unos $10,000 en la salud de cada confinado el modelo no está funcionando.

Mateo explicó al Periódico Visión que lo que se necesita es un cambio de modelo de cómo se atiende la salud física y mental de cada confinado. Actualmente, las quejas de la población de las cárceles incluyen que los servicios que se le prestan no son los adecuados, que solo se enfocan en curar la enfermedad o la aflicción que surgue en el momento. Rodríguez Mateo indicó que la población de confinados sufre de las mismas condiciones crónicas que el resto de la población del país, como son la diabetes y la hipertensión, y que estos deben ser tratados desde un punto de vista integral y preventivo para que los tratamientos médicos sean más eficientes.

Por otro lado, preocupa también la constante queja de que los reclusos no reciben tratamientos psicológicos, lo que puede haber ocasionado el alza en suicidios en la cárcel Las Cucharas de Ponce. Pero, de la propia información del DCR no se desprende que estos servicios se estén ofreciendo lo hace que el senador se incline a creer los reclamos de los confinados y sus familiares. Explicó que si los servicios en efecto se ofrecen, entonces la situación es más preocupante pues no están ofeciendo resultados satisfactorios.

Rodríguez Mateo, quien también es doctor, indicó que este problema es uno complejo y que va mucho más allá de cambiar o contratar una nueva firma de salud que administre los servicios en el sistema penitenciario de la isla. Insitió en el que hay que cambiar el modelo a uno que integre todas las facetas de la vida del confinado una vez entra en prisión.
Esto implica cambiar la dieta de la población penal, ya que si estån mal alimentados y propensos a desarrollar enfermedades crónicas los servicios de salud no serán suficientes para ayudarlos cuando lo necesitien. También insistió se deben incluir más programas de desarrollo de deporte o actividades físicas. Desde el punto de vista del senado lo peor que hay en las cárceles es el ocio, esto hace que no se prevengan enfermedades y que los reclusos no tengan una oportunidad verdadera para lograr la rehabilitación.

Finalmente, el senador instó al Departamento a revisar la política de cómo se selecciona la cárcel en la que el convicto cumplirá su sentencia, pues en la mayoría de las ocasiones quedan muy lejos de los familiares y la distancia hace que no se puedan ver con la frecuencia requerida. Aspecto, que no les ayuda en la rehabilitación que necesitan.

Rodríguez Mateo se mostró frustrado con la respuesta de la administración del DCR, quienes más allá de explicar lo que hacen en el sistema de cárceles con respecto a la salud, no se mostraron inclinados a reconocer que hay un problema, por lo cual no acogieron recomensaciones ni se mostraron dispuestos a considerar la propuesta del senador para que se cambie como se ofrecen
los servisios de salud
a los confinados.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.