Urge cambio de mentalidad para mantener las playas

Por Gladys Guerra Arcelay

La limpieza de las playas y balnearios del área Oeste de la isla recae sobre las agencias gubernamentales: el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) y el Departamento de Recursos Naturales (DRNA). Esto dependiendo de donde se encuentre ubicada la playa y como estén clasificados los suelos que ocupa la misma. Por ejemplo: en Cabo Rojo el balneario de Boquerón es responsabilidad del DRD, pero el bosque de Boquerón, la playa Buyé, y otros están a cargo del DRNA.

Luego de paso de huracán María el balneario de Boquerón estuvo cerrado por seis meses. Logró abrirse, porque según explicó el alcalde de Cabo Rojo al Periódico Visión, personal del DRD se acercó al municipio para que los ayudaran a recoger los escombros vegetativos que habían caído tanto en la parte del balneario como en la parte de las cabañas. Esto porque esta agencia no tiene el dinero suficiente para poder reconstruir y mantener los balnearios. Cabe señalar que, según el alcalde, Roberto “Bobby” Ramírez, se accedió a hacer esta colaboración porque las playas del municipio son el motor económico del mismo.

Así las cosas, para Semana Santa el balneario pudo abrir para recibir turistas, y ha estado abierto, sobre todo para esta temporada de verano. Sin embrago, ahora el problema es que los turistas que llegan a estas playas no las mantienen. Familias o grupos de amigos llegan a pasar un día agradable, pero cuando llega el momento de marcharse dejan en la playa todos los desperdicios que generaron. Ramírez comentó que se necesita urgentemente un cambio de mentalidad en la cultura de los puertorriqueños que utilizamos las playas públicas. Según dijo ya no podemos sentarnos a esperar a que venga otra persona a recoger lo que dejamos tirado en las playas. Exhortó a la ciudadanía que se hagan más consientes de que cuando dejan cajas de bebidas alcohólicas tiradas en los estacionamientos o botellas de cristal en las playas o en el mar piensen en que le están haciendo un daño irreparable a este recurso natural.

Por lo que es muy posible si no cuidamos de estos lugares de disfrute público, las futuras generaciones no podrán disfrutar de ellas como lo hacemos nosotros.

Para el alcalde un día ideal de playa se resume en que las personas vayan al lugar a disfrutar, que cuando lleguen al estacionamiento y vacíen las cajas de bebidas no las tiren al estacionamiento, las doblen y dispongan de ellas ya sea en los sitios designados por las autoridades o se las lleven y las boten en sus casas. También señaló el grave problema de dejar las botellas de plástico tanto en el área para bañarse como en los estacionamientos. Las personas utilizan esta agua para lavarse los pies de la arena para no ensuciar sus vehículos. Pero, cuando terminan de limpiarse dejan las botellas en el estacionamiento, cuando las pueden disponer en sus casas.

El racionamiento del alcalde es sencillo pero efectivo, si cuando iban de camino a la playa llevaban cajas y paquetes de cosas pesadas que ocupan mucho espacio, ¿por qué cuando están regresando a sus hogares no se llevan los desperdicios que produjeron que pesan menos y en sus casas se aseguran de que les recojan la basura? El primer mandatario del municipio también reconoció que, aunque los vigilantes de DRNA se supone estén pendientes a lo que pasa en las playas, la ciudadanía tiene que cambiar sus comportamientos y comenzar a cuidar de los recursos naturales como las playas.

Periódico Visión trató de obtener fotos de la playa del Balneario de Boquerón, sin embargo al identificarse como parte del medio se le impidió la entrada.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.