Un reto para envejecientes los documentos ‘online’

Por: Taíra M. Barreto Canals

En aumento la cantidad de envejecientes que acuden a servicios electrónicos en farmacias, bibliotecas y Juntas de Inscripción Permanente (JIP) a buscar documentos gubernamentales “online”.
“Ahora mismo el gobierno ha tratado de facilitar los permisos, las licencias y todo eso. Los envejecientes no saben lo que es la tecnología, pues se le complica. Como tenemos esos servicios, tenemos personal, ellos vienen y nosotros los ayudamos para brindarles esos servicios”, comentó Adam Rosas, el comprador de la Farmacia Solmari del barrio Puente en Camuy.
El empleado de Solmari asegura que alrededor de veinte a veinticinco personas de edad avanzada acuden diariamente para servicio en las computadoras. “El documento que más buscan es la copia de la licencia de conducir, se explica que tienen que buscar la información de los boletos, eso es lo que mayormente se le saca al cliente. Es un servicio le ofrecemos porque ellos no tienen el cocimiento y nosotros tratamos de ayudarlos en todo momento”, agregó Rosas. Uno de los clientes, Pablo Maysonet, de 63 años explicó que el gobierno “en vez de ayudarnos, nos ha limitado, en el país somos más la comunidad envejeciente y nos están echando a un lado”. Aseguró que si no fuera gracias al servicio que le dan los empleados de la farmacia se sentiría “perdido” en sus gestiones.
Por otro lado, existen bibliotecas electrónicas en Hatillo que ofrecen los servicios y otorgan talleres. Como nos explica el bibliotecario, William Molina, de la Biblioteca Carmen E López del barrio Carrizales que esta ofrece servicios educativos a nivel elemental a superior y a personas mayores con trámites de documentos del gobierno. La mayoría de los documentos solicitados por esta población son: renovación de planes, como la reforma, licencia de vehículo, petición al sistema de retiro, entre otras.
“También ofrecemos cursos de computadora básica en ciertas ocasiones del año porque tenemos que tener un tiempo disponible para eso, es libre costos. Diariamente vienen alrededor de ocho a diez personas mayores al uso de la computadora y se le ayuda. No tienen conocimiento a los equipos electrónicos y ahí entro yo como soporte tecnológico incluso le digo como hacer las cosas si tienen el interés. Tengo un señor de 65 años que viene todos los días aquí, fue mi primer estudiante y está encantado con esto. Ha descubierto un mundo que desconocía”, explicó el bibliotecario.
Sin embargo, no todas las personas de esta comunidad tienen el tiempo para sentarse todos los días a aprender a utilizar estas tecnologías, como lo es el caso de Nayda Aldiva, residente camuyana de 65 años. “He tenido problemas cuando voy a la oficina del gobierno a solicitar los cupones, el PAN. Ellos te toman el turno y te envían directo a una computadora para que llenes la solicitud, y yo no se bregar con eso, no entiendo las computadoras”, dijo Aldiva.
Según Ramón J. Barreto Hernández, supervisor auditor del área oeste de la Comisión Estatal de Elecciones, “precisamente por problemas que enfrentan los envejecientes al adaptarse a la tecnología las Juntas de Inscripciones Permanentes están ofreciendo los servicios”. Algunos de los documentos son: copia de licencia de auto, certificación de deuda ASSUME, documento de antecedentes penales, certificación de Hacienda de deuda contributiva, radicación de planillas, certificación del PAN, entre otros.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.