Un nuevo reto para los sindicatos

Por Gladys Guerra Arcelay

La semana pasada el Tribunal Supremo de los Estados Unidos emitió una decisión en la que sostiene que es inconstitucional que los empleados de una compañía, ya sea privada o gubernamental, retengan el pago de la cuota sindical a personas que no quieran ser parte del organismo laboral.

¿Qué significa esto? En el caso de Puerto Rico existe la Ley 45 de sindicalización, en la que los empleados de las agencias gubernamentales votaron si querían estar unionados y luego porque unión querían que fuera su representante exclusivo. Esa ley provee para que una vez afiliado, el empleado no pueda desafiliarse y para que todo empleado, sea parte del organismo o no pague la cuota que cobra el organismo sindical.

Con la decisión del Supremo esto cambió, pues ya los empleados no se verán obligados a pagar esa cuota. Pueden pagarla de manera voluntaria si quieren estar unionados. La licenciada María Cotto, indicó en entrevista con Visión que esta decisión sobrepasa lo expuesto en la Ley 45 porque es una opinión expresada por el Tribunal Supremo, que esta creado por la Constitución de Estados Unidos, y Puerto Rico por su situación política está subyugado a la constitución de ese país, a pesar de tener una propia.

Cotto dijo que, “si bien es cierto que esta decisión atrasa las luchas laborales que se dieron en siglo XX para que los empleados pudieran tener vidas más dignas y mejor seguridad en sus respectivos trabajos, el peso vuelve a recaer en las uniones”.

Pues son estos los que tendrán que buscar una manera de reinventarse para lograr retener la matrícula, que ya no está obligada a pagarles una cuota.Para la licenciada este es el reto más grande que pueden tener los sindicatos. Pues, aunque son necesarios, desde su punto de vista, una vez una persona se desafilia del organismo se crea una avalancha en la matrícula. Además, hay que considerar las situaciones personales.

Hay trabajadores que entienden la necesidad de estar unionados. Pero, ante la crisis que está viviendo el país pueden tomar en consideración que ese dinero adicional lo pueden utilizar para sus necesidades diarias y no para el pago del sindicato. Lo cual, insistió Cotto seria detrimento para el movimiento obrero. Por otro lado, Cotto indicó que si miramos la historia de este país es poco probable que las uniones desaparezcan por completo.

Pues, si se toma como ejemplo el caso de la Federación de Maestros de Puerto Rico, la misma quedó desertificada por el gobierno para ser el sindicato exclusivo que represente a los maestros frente al patrono, pero una porción de maestros que confían más en ellos que en la Asociación de Maestros, que es el sindicato oficial, sigue contribuyendo a otras asociaciones como la Federación o EDUCAMOS.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.