Trastornos depresivos en la tercera edad

La sintomatología depresiva está presente en cerca de 15% de todos los residentes de comunidades de ancianos. La edad por sí misma no es un factor de riesgo para el desarrollo de depresión, pero el ser viudo y el tener una enfermedad crónica médica se asocia con una mayor vulnerabilidad a los trastornos depresivos. La depresión de inicio tardío se caracteriza por altas tasas de recurrencia.

Los signos y síntomas comunes de la depresión incluyen reducción de la energía y la concentración, problemas del sueño (especialmente el despertarse muy temprano en la mañana y múltiples despertares), disminución del apetito, perdida de peso y diferentes quejas somáticas.
La depresión en el anciano puede ser diferente en su presentación a la de adultos más jóvenes por el incremento en el énfasis de quejas somáticas en el anciano. El paciente de edad avanzada es particularmente vulnerable a episodios de depresión mayor con características melancólicas, caracterizados por depresión, hipocondriasis, baja autoestima, sentimientos de desesperanza y tendencias auto-acusatorias (especialmente acerca del sexo), con ideación suicida y paranoide.

El deterioro cognitivo en pacientes deprimidos geriátricos está referido como un síndrome de demencia de la depresión (Pseudodemencia), el cual con facilidad puede ser confundido con una verdadera demencia.
En la verdadera demencia, el deterioro es global y la mejoría es consistentemente pobre; en la pseudodemencia, los deficits en la atención y concentración son variables. La distinción entre los dos desordenes es difícil. Comparados con pacientes que tienen una verdadera demencia, los pacientes con pseudodemencia tienen menos probabilidad de tener deterioro en el lenguaje y de confabular; cuando ellos estan inseguros de responder más probablemente dicen “no se”.

Las dificultades en la memoria están más limitadas al recuerdo libre comparado con el reconocimiento en los test de memoria. La pseudodemencia ocurre en 15% de los pacientes ancianos deprimidos y 25 a 50% de los pacientes con demencia están deprimidos. La depresión puede estar asociada con enfermedades físicas y con medicaciones usadas para tratar dichas enfermedades.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.