Trabajos creativos ante la crisis

Jesica Rodríguez ha impulsado la venta de jabones artesanales, cremas y otros productos naturales a pesar de los desafíos que enfrenta.

La creatividad boricua nunca deja de sorprender. En tiempos de pandemia, la capacidad de los ciudadanos por conseguir decentemente el sustento para sus hogares no es la excepción. Muchas son las historias de hombres y mujeres que luchan realizando trabajos creativos e innovadores que les permitan captar la atención en medio de una época llena de incertidumbre. Las siguientes historias son prueba de estas afirmaciones y recuerdan la tenacidad de diversos hombres y mujeres por conseguir el sustento de forma original. 

Jabones sin barreras:

Ser sorda no ha sido impedimento para que Jesica Zoe Rodríguez lleve ya 6 años desarrollando jabones procesados en frío, cremas y otros productos naturales para la piel. Jessica asegura que sus productos los usa al cien por ciento con aceites esenciales y ninguno de los mismos son probados en animales. “Es mi pasión trabajar esto y siempre lo será”, asegura esta joven empresaria puertorriqueña residente de Isabela.

Para Jesica lo más difícil de su trabajo ha sido atender a personas oyentes sin intérpretes, pero asegura que siempre se esfuerza para comunicarse con ellos porque quiere demostrar que todos somos iguales. La vida laboral para los productos artesanales de Jesica en tiempos de pandemia no se ha detenido. Sin embargo, ella señala que en tiempos de COVID-19 lo más duro ha sido conseguir los materiales para elaborar sus productos, pero que gracias al internet y a las redes sociales ha podido salir adelante. Su trabajo además de ayudarla económicamente le ha permitido mantener la mente ocupada, estar animada al comunicarse por las redes con sus clientes y a no estresarse con todas las noticias relacionadas con la pandemia. Las personas pueden adquirir sus productos por Facebook, Instagram, por la página web de su negocio (www.etsy.com/shop/JeZoe), por mensaje de texto al (787) 429-4422 o por Video Relay Services (VRS) al (787) 523-9583.  El testimonio empresarial de éxito de Jesica Rodríguez, a pesar de los desafíos que enfrenta, es una prueba de la perseverancia boricua.

Artesanías y manualidades en tiempos de crisis: 

Las manualidades y artesanías puertorriqueñas no se han estancado en tiempos de pandemia. La creatividad artesanal sigue dando sus frutos y preparándose para llegar a todas las edades. Bárbara Pérez Rodríguez y Luis Xavier Ramos Torres llevan adelante desde hace 6 años el Taller Kenuati, una empresa en donde realizan las tradicionales maracas boricuas, joyerías y algunos otros artículos de utilería. Las artesanías son hechas con higuera, semillas, bamboo, entre otros materiales. 

Las artesanías, son elaboradas en el domicilio de Bárbara en Mayagüez y las mismas son exportadas principalmente a los Estados Unidos, pero también atienden a clientes de la isla especialmente a través del internet. Aunque tradicionalmente Bárbara y Luis acudían a actividades culturales tradicionales como “Bombazos” y otros eventos afrocaribeños para exponer sus productos, las redes sociales se han convertido en la ventana excelente para exponer sus productos ahora que el contacto social es la norma común para luchar contra la pandemia. A través de su cuenta en Facebook e Instagram han podido ofrecer sus productos y seguir promocionando la cultura artesanal de la isla. Bárbara asegura que desde que empezó el cierre parcial, a raíz de la pandemia, la demanda de sus productos estuvo bastante paralizada. 

Sin embargo, en los últimos días gracias a la reapertura de las ferreterías ha podido conseguir los materiales para seguir elaborando las artesanías y mantener vivo el arte boricua en tiempos de crisis. La constancia de estos artesanos es una prueba de cómo la cultura siempre busca de una u otra forma mantenerse a flote aún en medio de las adversidades. 

El servicarro de la belleza: 

El tratamiento de la belleza ha buscado la forma de no quedarse estancado en tiempos de Coronavirus. A pesar de no poder seguir laborando como lo venía haciendo por 15 años, Javier Alicea, estilista de Kokopelli Salón en San Sebastián, ha usado la modalidad del Servi Carro para vender productos y tratamientos para el cabello a su clientela en Pepino. Alicea señala que las personas tras comunicarse telefónicamente con él y confirmar la existencia de determinado producto se acercan hasta el salón en sus carros y con una debida protección se realiza la venta, manteniendo la higiene y el distanciamiento social todo lo posible. Asegura que esta modalidad de venta ha sido diferente pues por lo general su negocio maneja el contacto directo con los clientes. Ahora, señala el estilista pepiniano, el contacto con su clientela se ha concentrado en orientarles cuáles son los mejores productos que necesitan para cuidarse el cabello en la comodidad del hogar. 

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Municipio de Hatillo hace pruebas a sus empleados

El Municipio de Hatillo realizará pruebas de COVID 19 a policías municipales, empleados de la Oficina de Manejo de Emergencias y participantes y empleados del […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: